• Registrarme
  • No hay productos en el carrito.

África como potencia

En la economía global interdependiente de hoy en día, África sigue siendo un eslabón débil. Sin embargo, esta posee la proyección necesaria para ser un motor de crecimiento mundial. Contribuir a cumplir el potencial económico de los países africanos podría determinar un crecimiento de la economía mundial.

Historia que no desaparece

África ha sido una desgracia: África es un tesoro. La geografía le ha dotado de una riqueza natural incomparable, y la geología le ha colocado junto al Viejo Continente. Dos hechos que, desde que los europeos tuvieron la capacidad para desembarcar en costas ajenas, propiciaron que ese bendito tesoro, repleto de recursos naturales, pasara a ser un obstáculo para África.      

A lo largo de la historia, en África siempre se les ha adelantado un hombre extranjero en la utilización de sus recursos naturales. Sin embargo, durante la segunda mitad del siglo XX África comenzó un proceso de independización de las grandes potencias europeas. Su capacidad de crecimiento y prosperidad se vio fuertemente afectada por el constante saqueo de sus recursos naturales, deterioro de sus instituciones, y sus crisis económicas.

La tardía descolonización de este continente respondió, en gran medida, a las acciones de los líderes políticos como así también a la lucha de las poblaciones africanas. Ya sea, a favor de la independencia o en su contra, numerosos líderes cumplieron un papel importante. Como por ejemplo, en la Declaración Unilateral de Independencia de Rhodesia (Zimbabwe).

La constitución de los Estados afircanos actuales

Durante los 12 meses de 1960, nada menos que 17 países africanos recuperaron su independencia tras décadas de colonización europea. Catorce de estos países eran colonias francesas: Camerún, Togo, Mali, Senegal, Madagascar, Benin, Níger, Burkina Faso, Costa de Marfil, Chad, República Centroafricana, Congo (Brazzaville), Gabón y Mauritania; y de los otros tres, dos eran territorios colonizados por Gran Bretaña: Somalia y Nigeria, y uno belga: Congo (Kinshasha).

El presente atraso económico y político de África se encuentra envuelto en las consecuencias de su propio pasado. A 57 años de independencia, un tiempo muy breve en la historia de estos países, los líderes de los países africanos se encuentran con un desafío importante de industrialización que deje atrás todos aquellos desaciertos históricos.

Este continente puede tomar a modo de ejemplo tanto los aciertos como fallos de los diferentes procesos socio políticos de naciones ajenas a ellas. Es decir, África se encuentra en un proceso de aceleramiento económico que solo será posible si deja atrás un pasado de errores y se concentra en los elementos esenciales para un paulatino desarrollo.

Puntos claves de desarrollo

Tanto la Unión Africana, como Latinoamérica, Europa, y las demás regiones deben tener puntos claros para el desarrollo de un continente que puede cumplir un papel fundamental para el crecimiento estable de la economía mundial. Este continente debe acelerar su desarrollo mediante la promoción de una industrialización veloz y responsable que permita la creación de puestos de trabajo cuyos ingresos pueden promocionar un crecimiento y desarrollo económico sustentable.

Es decir, crear un plan de acción económico y social que, de manera estructurada, sostenible e incluyente, permita la producción de materias primas, el mejoramiento de la educación, y el desarrollo de sectores manufactureros, dinámicos y competitivos. De esta manera, África, junto a sus abundantes recursos naturales, se consolidaría como un continente capaz de exportar productos elaborados en lugar de materias primas. Una región atractiva para la inversión de grandes capitales que sean capaces de la promoción de la que se denominaría la nueva revolución industrial.

Bibliografia

Autor

Mariano Sigifredo. Estudiante de ciencia política y estudios globales en University of California. Estudiante de abogacía en la Uni- versidad Empresarial Siglo 21. Miembro de la Sociedad de Humanidades de Honores Mellon. Miembro activo de la Asociación Americana de Naciones Unidas y de la orga- nización argentina para las naciones unidas (OAJNU).

17 de enero de 2018
2022 © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
X