• Registrarme
  • Olvidé la contraseña
  • No products in the cart.

APROXIMACIONES AL CAMPO DE CONCENTRACIÓN DE DACHAU

Por María Belén Valdemoros

La persecución nacista se llevó a cabo contra todo aquel que fuera un impedimento de gobernabilidad para el naciente y reluciente Estado alemán. Para lograr sus cometidos se utilizó un aparato estatal que estaba absolutamente involucrado en la vida de las personas, porque las mismas personas, infiltradas entre los comunes, eran el Estado.

La reivindicación nacionalista por parte del partido obrero alemán, que comenzó a gestarse en 1920 con la entrada de Adolf Hitler al mismo, copó a gran parte de la población que no comprendía las razones por las que se les imponía sanciones de todo tipo después de la primera Gran Guerra.

El futuro “Führer” escribió un libro, titulado “Mein Kampf”, en los meses que estuvo privado de la libertad por gestar un golpe de Estado (en 1923). En el mismo establecía sus bases ideológicas, las cuales tenían notas autoritarias, repulsivas a cualquier forma de manifestación de voluntad diferente a la determinación del líder, expansionista y de superioridad racial, entre otras.

Al referirse a las libertades individuales determinaba que eran sometidas al interés general del partido, y eran sólo para aquellos que son considerados ciudadanos (Archivo Nacional de Chile, s.f.).  El destino de un futuro gobierno se cimentaba como único, dispuesto a devolverle a la nación todas las características perdidas por el sometimiento sufrido en ese entonces.

Por esto, no es de sorprender que años más tarde, ya en el poder, en el campo de concentración de Dachau se hayan experimentado situaciones de barbarie, para poner a prueba el espíritu de humanidad de sus prisioneros.

 

EL CAMPO DE CONCENTRACIÓN DE DACHAU

dachau

Las tierras de los campos de concentración alemanes conocieron los padecimientos más crueles a los que eran sometidos los prisioneros. Se establecían como lugares para “almacenar” opositores. En el caso de Dachau fue transformada una antigua fábrica de pólvora y municiones en desuso (1933) y años más tarde utilizaría a sus prisioneros para la elaboración de armamento bélico. Hasta el final de la guerra este campo contó con más de 140 campos externos (conectados con Dachau). El campo de prisioneros del sur de Baviera pasó a ser un centro de acopio y de distribución donde se renovaba la mano de obra y se reemplazaba a los reclusos que habían perdido su fuerza de trabajo, sirviendo al régimen hasta su liberación en 1945.

Algunas comunidades religiosas católicas como los Palotinos fueron catalogadas por el régimen Nazi como “asociación decididamente peligrosa para el espíritu y objetivos de la ‘nueva Alemania’ ” y “el peor enemigo del nacionalsocialismo”. Muchos de sus religiosos fueron confinados en este campo junto con consagrados de otros países como Polonia o Austria.

Los datos de entrada de estas personas manifiestan que los contrincantes del gobierno nacional socialista no solamente incluían judíos, sino todo aquel que fuera un estorbo en la consolidación del nuevo estatus, estando los sacerdotes en general, pero especialmente los no alemanes confinados al hacinamiento para lograr su desmoronamiento espiritual y la confrontación religiosa con creyentes de otras religiones.

Bailey en su libro “DACHAU by K. G. BAILEY. All the Horrors or Nazi Oppression” narra “(…) Nuestro trabajo a partir de entonces fue reparar y construir ferrocarriles alemanes; y nuestras experiencias fueron tales que me pregunto si yo o cualquiera de aquellos que pasaron por esta experiencia. alguna vez puedo soportar ver un tren o ferrocarril otra vez”. Comenta más adelante “(…) El comandante del campamento era un hombre detestable, parecido a una mala hierba. Personaje parecido a un lebrel con una cara burlona y gruñona y una disposición horrible que parecía deleitarse con actos mezquinos y más groseros de salvajismo y crueldad sádica, posiblemente, como compensación por sus propias limitaciones físicas y mentales.” (BAILEY, 1979)

dachau

De Dachau, como de otros campos de concentración, se conocen técnicas y tácticas realizadas con los prisioneros que apuntaban al despojo de la libertad y dignidad, tornando al ser humano insignificante de personalidad, pero significante de “nación”. Los presos tenían menos derechos que los animales. En 1933, Theodor Eicke, instauró un reglamento en el campo, que incluía reglas de penalización brutales para los prisioneros, así como disposiciones reglamentarias para la SS (Escuadra de Protección) del campo. El reglamento institucionalizó la dominación de la SS sobre los prisioneros, caracterizada por la arbitrariedad y el terror. (KZ-Gedenkstätte Dachau, s.f.)

En palabras de P. José Kentenich “el día comenzaba a las 4.30 hs, despertándolos con una sirena de timbre ronco. A continuación, lavarse, vestirse y ordenar y más toques de silbato. En filas de 10 eran llevados a la plaza de revista del campo donde se formaban los grupos de trabajo, físicamente agotador y regresaban al caer la tarde completamente exhaustos.” “(…) A algunos presos se los trataba como esclavos se les ponían cadenas y agentes de la SS se subían al carro y maltrataban y golpeaban a los presos que tiraban de él.” (Schlickmann, 2020).

dachau

AVANCES CIENTIFICOS: LO PERMITIDO DE LO PROHIBIDO.

El sistema de Dachau fue replicado en otros campos por su eficacia. Dentro de estos sucesos se encuentran también investigaciones médicas de más de 30 proyectos realizados en Dachau, cuyos resultados están sujetos a un análisis ético por muchos expertos por resultar confusos sus avances para la comunidad científica por el modo en que se obtuvieron tales hallazgos. Todas las investigaciones apuntaban a dar respuesta más efectiva a los soldados en los frentes de batalla.

Una de estas investigaciones fue sobre inmersión- hipotermia (1942-1943) que tenía por objetivo dar respuesta a los pilotos de las fuerzas aéreas que caían en el Mar del Norte. Los sujetos del experimento fueron prisioneros civiles varones pertenecientes a diversas religiones y nacionalidades, así como prisioneros de guerra rusos (Robert L. Berger, 1990).

También se probó con sulfonamidas, se analizaron trasplantes óseos y flemones, se experimentó contra el tifus exantemático, reproduciendo el virus en personas vivas, etc. Con los Juicios de Núremberg se pudo dar luz sobre esta realidad escondida y secreta por muchos años, médicos prisioneros y miembros de la SS confesaron sus prácticas (Riquelme U., 2004).

Bibliografía

  • Archivo Nacional de Chile. (s.f.). Archivo Nacional de Chile. Obtenido de Servicio Nacional del Patrimonio Cultural: https://www.archivonacional.gob.cl/breve-historia-y-presentacion-sobre-ideologia-nazi?_noredirect=1
  • BAILEY, K. (1979). DACHAU by K.G. BAILEY All the Horrors or Nazi Oppression. Guernsey Press Co. Ltd. .
  • KZ-Gedenkstätte Dachau. (s.f.). KZ-Gedenkstätte Dachau. Obtenido de KZ-Gedenkstätte Dachau: https://www.kz-gedenkstaette-dachau.de/es/sitio-historico/campo-de-concentracion-1933-1945/
  • Riquelme U., H. (2004). LA MEDICINA BAJO EL NAZISMO: UNA APROXIMACIÓN HISTORICO-CULTURAL. Medicina UPB, 25-47.
  • Robert L. Berger, M. (17 de mayo de 1990). The new England Journal of medicine. Obtenido de https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/nejm199005173222006
  • Schlickmann, D. (2020). Una vida al pie del volcan (JK). Florencio Varela: Schoenstatt Nazaret.
  • Smith, M. J. (1995). Dachau: The Harrowing of Hell. Albany NY: State University of New York.

 

 

2024 © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

ingresar

¡Que lindo encontrarnos de nuevo! Ingresá tus datos para acceder a tu cuenta y seguir capacitándote.

Correo electrónico

¿Es tu primera capacitación en Córdoba Global? Registrate acá

X