fbpx
  • Registrarme
  • No hay productos en el carrito.

¿Cómo ser el líder de tu propia vida?

En las distintas etapas de su vida, el hombre transita por diferentes instituciones y grupos sociales donde suele encontrarse con diferentes personas que lo guían y lo acompañan en su crecimiento; algunas de esas personas pueden ser líderes positivos o negativos. Teniendo esto en cuenta, es necesario conocer qué cualidades y características hacen que uno sea verdaderamente un líder. El liderazgo no abarca sólo cuestiones políticas o que se vinculan a determinado cargo o posición, sino que es algo que se va dando en el día a día, desde lo cotidiano hasta el lugar específico que uno ocupa dentro de la sociedad. De esta manera, uno podrá seguir creciendo y contagiar a aquellos que lo rodean para que puedan ser líderes de sus propias  vidas.

 

Introducción

Según el filósofo Aristóteles, “el hombre es un ser social por naturaleza”. Desde su nacimiento está en contacto constante con otras personas que lo cuidan y educan. A lo largo de toda su vida forma parte de distintas instituciones donde siempre habrá una persona que se encargue de dirigir o encauzar su paso; esa persona puede ser un “líder positivo”. Un liderazgo positivo no solo se preocupa por el desempeño, sino por las personas involucradas; mientras que un “líder negativo” se preocupará por lo general de los resultados de algún proceso que beneficie a su propio proyecto.

El liderazgo no solamente se da en instituciones de trabajo o puestos políticos, sino que ocurre en todos los ámbitos de la vida, ya que se pueden identificar líderes en la familia, grupo de amigos, compañeros de colegio o en la vida pública debido a que numerosos famosos tienen influencia sobre otras personas.

Por lo tanto, podemos decir que el ser humano se puede encontrar con líderes en los distintos momentos de la vida, los cuales pueden influir de una manera positiva o negativa.

 

¿Qué es el liderazgo?

Para abarcar este concepto empezaremos diciendo que “El liderazgo viene del inglés to lead (conducir), a su vez proveniente de la raíz lithan, del inglés antiguo, que significaba “ir”, “ir adelante”, y de la raíz lidan, del alemán alto antiguo, que significaba “ir”, “pasar” (Oxford English Dictionary, 1898).

El gran problema a la hora de definir qué se entiende por liderazgo se debe a la evolución que tuvo la aplicación de este concepto en las diferentes culturas y a las distintas personas que ocuparon algún lugar de poder desde la antigüedad hasta el día de hoy. En algunas culturas antiguas, el líder era aquella persona de la tribu con cualidades físicas superiores que se anteponía por la fuerza; en otro momento, el líder era quien podía convencer a los demás que era idóneo para guiarlos a algún objetivo en particular que desearan alcanzar.

En pos de responder con lo planteado en este artículo, nos quedaremos con la definición que da Martín D’Alessandro (2006: 221): “El concepto de liderazgo en sentido general se refiere a una amplia gama de actividades, se aplica tanto en grupos pequeños como al gobierno de las naciones enteras, a las actividades de un supervisor en una empresa como las de un estadista y a la administración rutinaria como la creación de organizaciones”.

Reflexionemos un poco sobre esta definición. Para obtener los resultados más óptimos en su desempeño, un líder debe entender que no es una actividad que realice por sí solo, sino que debe contar con aquellas personas que formen parte de su grupo, pues un buen líder debe lograr que cada uno de los miembros del equipo sean autónomos, es decir, sus propios líderes, para que desempeñen sus papeles con convicción, sabiendo que todos saldrán beneficiados. Con esto queremos decir que el líder no es solo aquella persona que ocupa un cargo de poder, sino que todos desde el lugar que nos corresponde debemos ser líderes primero de nosotros mismos. Este es un tema que profundizaremos más adelante.

Para que un buen líder pueda llevar a cabo sus actividades necesitará de dos elementos fundamentales: la autoridad y el poder. Al escuchar estas palabras pueden surgir las siguientes preguntas: ¿Es lo mismo autoridad y poder? ¿Se puede ser líder obteniendo solo una de ellas?

 

¿Autoridad o poder?

En el libro Problema de la filosofía política, de Raphael, D. D. y Soler, M. D. G. (1996), el poder puede ser entendido en tres sentidos. El primero lo especifica en cuanto capacidad; el segundo, depende de que otros hagan lo que uno quiere, ya sea por locuacidad, confianza en las habilidades de uno mismo, porque ocupe un determinado cargo o por el simple hecho de temerle a lo que es capaz de hacer en caso de desobediencia; el tercer sentido puede ser un poder coercitivo, donde se puede utilizar la amenaza de una fuerza superior para conseguir algo.

Por otro lado, cuando el autor habla de autoridad se refiere al derecho de hacer algo. En el libro se explica que se puede entender al “derecho de acción” como aquello que le permite obrar de una determinada manera y el “derecho de recepción” como aquello que uno debe recibir de manera justa.

Recordemos que un líder no es solo quien ocupa un cargo. A pesar de que alguien use el poder en un sentido coercitivo para obligar a los demás, haciendo un uso ilícito de sus facultades con tal de conseguir un objetivo, no será reconocido como un verdadero líder, pues sus subordinados en la primera oportunidad que tengan no le seguirán obedeciendo ni escuchando.

 

¿Cómo identificar a un buen líder?

En su libro Cómo ganar amigos e influir sobre las personas, Dale Carnegie (2003: 89) nos indica 9 reglas que deberemos tener presente para ser un buen líder:

 

  • Empezar con elogios y aprecio;

  • Llame la atención sobre los errores de los demás indirectamente;

  • Hable de sus propios errores antes de criticar los de los demás;

  • Haga preguntas en vez de dar órdenes;

  • Permita que la otra persona salve su propio prestigio;

  • Elogie el más pequeño progreso y, además, cada regreso;

  • Atribuya a la otra persona una buena reputación para que se interese en mantenerla;

  • Aliente a la otra persona y haga que sus errores parezcan fáciles de solucionar;

  • Procure que la otra persona se sienta satisfecha con hacer lo que usted sugiere.

 

No basta con conocer estos enunciados, sino que es importante reflexionar, analizarlos y comprender que primero deben aplicarse en el interior de cada persona con el objetivo de poder vivirlas en la vida cotidiana, en cada acción y relación con otra persona y así lograr, en consecuencia, convertirnos en líderes positivos.

 

Conclusión

Un buen líder no es aquella persona que sólo se preocupa por obtener un buen resultado en aquellos proyectos en los que está inmerso, tampoco es aquel que logra ocupar un cargo alto en alguna institución. Un verdadero líder es aquella persona que trata en el día a día ser dueño de sí mismo y tratar de superarse para ser su mejor versión. Es aquel que logra con su empatía entrar al mundo de los demás y los inspira a que lo sigan y a seguir creciendo, y para eso debe saber comunicarse, aprender de sus errores para tener las herramientas necesarias para afrontar inconvenientes, saber hacia dónde quiere ir y marcar el camino que no solo lo beneficiará a él, sino a los que lo rodean.

Un líder sabe que no es él solo quien lleva a cabo un objetivo, sino que es parte de una comunidad. Al ser seres sociales por naturaleza, solo en el otro podremos superarnos a nosotros mismos, desde nuestro lugar en instituciones pequeñas, como la familia, hasta el liderazgo de una nación.

 

Bibliografía

  • Carnegie, Dale (2003). “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas” (págs. 88-89). Este libro fue digitalizado para distribución libre y gratuita a través de la red utilizando el software (O.C.R) “ OmniPage Pro Versión 11” y un scanner “Hacer S2w” Digitalización, Revisión Y Edición Electrónica Hernán. Rosario, Santa Fe. Argentina.
  • D’Alessandro, M. (2006). Liderazgo Político. En L. D. Aznar, Política, cuestiones y problemas (págs. 319-321). Buenos Aires: Cengage
  • Espuny, T. (2006). El liderazgo político en la antigüedad clásica. Revista de estudios políticos, (121),209-222.
  • Raphael, D. y Soler, M. D. G, (1996). “Problema de la filosofía política” (págs. 77-86). Alianza
  • Rock Content. Características de un líder: https://rockcontent.com/es/blog/caracteristicas-de-un-lider/

 

Autor

Milton Maldonado.

 

Este artículo fue galardonado con el 3º premio del Programa de Formación Jóvenes Dirigentes: https://www.jovenesdirigentes.org

1 de diciembre de 2021
2021 © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
X