• Registrarme
  • No hay productos en el carrito.

Entrevista a Noelia Wayar: ciudades globales y cooperación internacional

La siguiente entrevista se realizó a la Lic. Noelia Wayar, ex directora de Relaciones Institucionales e Internacionales de la Municipalidad de Córdoba (2011-2019) y actual directora de la Organización Ciudades Globales (CiGlo). El foco está puesto en los gobiernos locales y su importancia en la gestión y redes de cooperación para garantizar desarrollo y bienestar.

 

Lic. Noelia Wayar: directora de la Organización Ciudades Globales (CiGlo).

 

 

Noelia, tras desempeñarte ocho años en la dirección de Relaciones Institucionales e Internacionales de la Municipalidad de Córdoba, actualmente sos Directora de Ciudades Globales (CiGlo), ¿de qué se trata la organización? ¿Cuáles son sus principales áreas de trabajo?

 

En CiGlo trabajamos temáticas vinculadas a la relación de las ciudades con el mundo y con los principales temas de la agenda global. Somos una organización bastante nueva, porque si bien junto a mis compañeros pensamos la idea durante mucho tiempo, no podíamos darle forma por nuestro trabajo. Después de ocho años de trabajar en la Municipalidad de Córdoba, nuestra función finalizó el ocho de diciembre de 2019 y a partir de ahí tuvimos tiempo y muchas ganas para trabajar en esto y cerrar la idea.

Actualmente, somos un centro de estudios formado principalmente por internacionalistas, aunque en el equipo también hay politólogos, arquitectos y personas que quizás tienen otras profesiones, pero les encantan las relaciones internacionales y la idea de bajar lo global a lo local. Por un lado, tenemos un grupo núcleo de trabajo con el que generamos contenidos y actividades constantemente y, por otro, una comunidad local formada por jóvenes que aportan sus proyectos e ideas. Por último, también tenemos una comunidad internacional de expertos que colaboran con la organización.

Si bien somos una institución apolítica, consensuamos que el presidente del centro sea Ramón Mestre, ex intendente de Córdoba, debido al trabajo de internacionalización de su gestión. Nuestro objetivo, principalmente, es bajar los principales temas de la agenda internacional a la realidad local.

 

¿Cuáles son esos temas? ¿Cómo impactan en el día a día de las ciudades?

 

Desde CiGlo trabajamos mucho con la Agenda 2030, que es muy amplia. Hoy estamos en un contexto muy especial y hay temas que están más vigentes que otros, pero en general existen situaciones que antes eran exclusividad de los gobiernos nacionales y que hoy tienen una gran incidencia en las ciudades. Muchas veces, son los intendentes y los responsables de las gestiones municipales quienes deben tener la iniciativa y tomar decisiones respecto a ello.

Un caso muy claro son las migraciones porque, si bien es una política nacional, tiene un impacto directo en el territorio local. En la Ciudad de Córdoba, por ejemplo, tenemos una importante colectividad sirio-libanesa y, cuando inició el conflicto en Siria, llegaron muchos migrantes del país. Si bien había un Programa Siria y la política argentina era de apertura, los sirios estaban en la ciudad y no sabían comunicarse, por lo que el intendente decidió generar un programa para propiciar su inclusión.

Ese es sólo uno de los tantos temas. Otros ejemplos son todos aquellos vinculados con el clima, con los derechos humanos, con la cuestión sanitaria que ahora es innegable. Todo lo que ocurre a nivel global tiene un impacto en el territorio.

 

 

Y a la hora de insertarse globalmente y volverse un actor internacional influyente ¿con qué herramientas cuentan los gobiernos locales?

 

Un área importante -en la que creo que los internacionalistas tienen un futuro enorme- es la elaboración de proyectos de cooperación, algo que el resto de las áreas de la gestión pública no saben o no tienen el tiempo necesario para hacer. Eso hicimos en Córdoba, generamos proyectos de cooperación con objetivos e indicadores que permitieron medir resultados y darle seguimiento al trabajo.

Por otro lado, las redes de ciudades también son fundamentales, porque son la manera de llegar a lugares a los cuales los gobiernos locales no pueden llegar solos. También son espacios para compartir experiencias y pensar buenas ideas. La manera de incidir es colaborando.

Por último, participar de eventos internacionales: congresos, encuentros, ferias. Que el intendente tenga una mirada más global, a largo plazo y de proyección de la ciudad, que trascienda su gestión, para lograr el desarrollo local. Otra herramienta es la capacitación por parte nuestra -los internacionalistas- del resto de los funcionarios sobre las posibilidades que brinda la internacionalización del municipio.

 

Mencionaste las redes de ciudades y la importancia de los proyectos de cooperación, ¿qué espacios encuentran los municipios para insertarse y obtener financiamiento?

 

Primero, están las redes como Mercociudades, Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU), Metrópolis. Algunas se organizan por temas, como Ciudades Educadoras, el Observatorio Internacional de Democracia Participativa (OIDP), C40, Gobiernos Locales por la Sostenibilidad (ICLEI). Muchas de ellas tienen algunas líneas de financiamiento.

Aunque para Argentina, buscar financiamiento es difícil porque necesitamos garantía soberana. Y en nuestro país tenemos una gran traba relacionada a la vinculación política y la relación entre distintos niveles de gobierno. La política se mezcla siempre. Por otro lado, es cierto que los organismos de financiamiento deberían modificar algunas de sus condiciones. Si hablamos del rol y la importancia de las ciudades, debería haber una reestructuración y flexibilización de las líneas de crédito.

 

A la hora de gestionar el impacto de lo global en lo local, ¿qué actores considerás que son los más importantes?

 

Sin dudas, creo que hay una gran necesidad de que las ciudades sean escuchadas y tengan un lugar en la mesa internacional. Hay actores internacionales, como las redes de ciudades, que ayudan a las gestiones municipales a llevar sus voces y demandas a lugares que antes eran impensados.

Y a nivel local, tenemos que aprender – y eso creo que nos falta muchísimo – que no tiene que ser una política del intendente. Primero, porque pasan las gestiones, cambia la política y con tal de hacer lo contrario al gobierno anterior queda todo en la nada. Pero, fundamentalmente, porque hay que aprender a trabajar de manera intersectorial y a generar una mesa con múltiples actores. De nada sirve que un intendente elabore proyectos de cooperación, genere vínculos y realice misiones porque a él se le ocurre. Lo ideal es que exista un conocimiento sobre qué quiere el sector académico, qué busca el sector privado, cuáles son los intereses del resto de las fuerzas que integran la ciudad. De lo contrario, es muy fácil menospreciar o disminuir el rol internacional de una ciudad, porque se cae en la típica del “turismo político”.

Quienes estamos en el área de relaciones internacionales tenemos que buscar que nuestro trabajo tenga resultados positivos, para demostrar que no es el capricho de un funcionario el generar vínculos con una ciudad u organización, sino que es el resultado de una estrategia conjunta como ciudad. Inclusive, sería ideal -aunque no he visto que suceda en ningún lado- trabajar con sectores de la oposición e involucrar al Poder Legislativo. Todos los actores son importantes, sean organizaciones sociales, centros de estudios, la academia, el sector privado. Todos deberían ser parte de la estrategia de internacionalización.

 

Es decir, el área de Relaciones Internacionales atraviesa todos los ejes de la gestión pública…

 

Si, es transversal. Los internacionalistas tenemos una capacidad muy grande para analizar y tratar temas muy diversos sin ser especialistas. Por supuesto que no sabemos todo y por eso es muy importante trabajar de la mano de otras áreas, como educación.

En Córdoba, por ejemplo, tuvimos una gran experiencia con los parques educativos, que surgieron a través de la cooperación con Medellín (Colombia) y San Pablo (Brasil). Si bien somos una de las pocas localidades que posee un sistema educativo municipal, con cerca de 37 escuelas primarias y secundarias, nos faltaban iniciativas vinculadas con la educación no formal, que aprendimos gracias al trabajo conjunto con otras ciudades.

Es decir, nos vimos beneficiados a través de una acción clara de cooperación internacional, que tuvo un impacto directo en la educación de nuestros habitantes.

 

¿De qué se tratan estos parques educativos que mencionas?

 

Los parques de educación no formal van de la mano con la idea de Ciudades Educadoras, que promueve la construcción de espacios que insten a la cohesión social y generen actividades no incluidas en la currícula tradicional. En el caso de Córdoba, los parques educativos están ubicados en barrios vulnerables de la ciudad y buscan contener a los más chicos. En ellos, pueden aprender computación, hacer cursos de idiomas, practicar actividades físicas, jugar.

El proceso de construcción de los parques, además, fue muy lindo, ya que se involucró a toda la comunidad desde el primer momento.

 

Esta nota es solamente la primera parte de una extensa entrevista con la Lic. Noelia Wayar, cuya segunda parte será publicada en la web del medio de análisis Statu Quo.

 

 

 

Entrevistadores

Victoria Brusa: Tesista de Lic. en Relaciones Internacionales (UES 21) y Lic. en Comunicación Social (UCSE DAR). Técnica Universitaria en Periodismo (UCSE DAR). En 2020 fundó Statu Quo, un medio digital de análisis internacional.

 

 

 

 

Augusto Rolando: Licenciado en Relaciones Internacionales (UCC). Investigador académico sobre energías renovables. Licenciatario y coordinador de TEDxRafaela. Miembro del Área de Relaciones Internacionales de Córdoba Global. Especializado en temas políticos y sociales, tanto en el ámbito internacional como en el ámbito local.

 

 

2022 © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
X