• Registrarme
  • No hay productos en el carrito.

La ayuda humanitaria en Venezuela

La situación que alarmó hace unos meses a la comunidad internacional relativa a la ayuda humanitaria en Venezuela dejó muchas cuestiones e incógnitas que necesitan ser analizadas para tener un panorama más despejado de la problemática.

 

Venezuela’s security forces block the Francisco de Paula Santander bridge on the border line between Colombia and Venezuela as trucks carrying humanitarian aid for Venezuela try to cross, as seen from Cucuta, Colombia, February 23, 2019. REUTERS/Marco Bello – RC168BB0A1E0

 

La lucha por la ayuda humanitaria

Como se encargaron de transmitir los medios de comunicación a nivel mundial, Venezuela sufre de una crisis humanitaria que deja a miles de personas sin acceso digno a una alimentación, salud, vivienda frente a un gobierno que se caracteriza por negarla. Algunos medios que intentan explicar y visibilizar dicha realidad son Infobae (Argentina), El Comercio (Ecuador), la BBC News (Reino Unido), entre otros.

Los enfrentamientos entre los dos polos opuestos, llámense oposición y oficialismo, captaron la atención no solo de otros países, sino también de varias organizaciones internacionales relevantes. La polarización se caracterizó, por un lado, con Nicolás Maduro, que negaba la crisis humanitaria y rechazaba, por consiguiente, la ayuda internacional. El parcialmente reconocido presidente venezolano se amparó en la teoría de que cualquier auxilio internacional implicaría un encubrimiento que daría paso a una ocupación por parte de las Fuerzas Armadas y los intereses políticos de los Estados Unidos. Por otro lado, la oposición, conducida por el autoproclamado presidente encargado de  Venezuela, Juan Guaidó, se encargó de encabezar un importante aval internacional con miras a generar una ayuda humanitaria sin precedentes en el país.

 

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR)

Los rechazos al ingreso de ayuda humanitaria fueron repetidos en diversas ocasiones en el mes de febrero de 2019, puntualmente los días 4, 13 y 23, pero este último fue el día que alarmó a la comunidad internacional debido a los graves enfrenamientos en los pasos fronterizos frente a la masiva convocatoria de Guaidó para el ingreso de ayuda.

Sin ánimos de entrometerme en cuestiones políticas en una situación altamente polarizada, quisiera hacer hincapié en el último factor que desencadenó el ingreso de ayuda humanitaria aprobado por el presidente Nicolás Maduro en un marco de acuerdo con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). Para ello sería importante aclarar algunos puntos que caracterizan a dicha organización.

El Comité Internacional de la Cruz Roja, con sede en Ginebra, es la organización humanitaria que, además de iniciar los procesos que resultaron en la moderna codificación del derecho internacional humanitario, creó los Movimientos de la Cruz Roja y la Medialuna Roja.

 

Peter Maurer, presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja en Venezuela.

 

Su actividad posee tres características esenciales: imparcialidad, neutralidad e independencia. Su misión principal es asistir y proteger las vidas y la dignidad de las personas afectadas por un conflicto armado o alguna situación de violencia. No es una organización intergubernamental, no tiene Estados miembros, lo que le permite mantener su independencia. El CICR es mejor conocido por su tarea pragmática, la cual privilegia el acceso ante confrontación, o investigación de violaciones, el diálogo confidencial por sobre el público y la cooperación antes que el conflicto entre las partes.

Todas las actividades del CICR están guiadas por los principios de la Cruz Roja y la Medialuna Roja: humanidad, independencia, neutralidad e imparcialidad. El principio de humanidad refiere a que la organización busca fundamentalmente proteger la vida y la salud y asegurar el respeto de los humanos. Es imparcial porque su misión es alivianar el sufrimiento sin discriminación, solo en los casos urgentes de peligro. La neutralidad implica que, en orden de continuar el goce de la confianza de todos, la Cruz Roja no tomará parte en las hostilidades o se someterá a cuestiones de controversia políticas, raciales, religiosas o de cualquier naturaleza ideológica (Cruz Roja Española, 2001).

 

¿Por qué Maduro acepta finalmente el ingreso de ayuda después de negarlo tanto?

Creo que las características resaltadas de la CIRC derivan en la respuesta a la pregunta que nos hacemos. El presidente de la organización, Peter Maurer, llegó a un acuerdo con Nicolás Maduro en abril de 2019. El acuerdo implica la aceptación del ingreso de ayuda humanitaria en la región. Por su parte, el CICR se comprometió a triplicar el presupuesto destinado a Venezuela. Si bien, como destacan diarios venezolanos como El Universal, Maduro en dicha reunión negó una vez más que en su país exista tal crisis humanitaria, resaltó en sus redes que el encuentro fue una reunión productiva para cooperar con la asistencia y el apoyo internacional dentro de los márgenes del régimen jurídico venezolano.

Resultan confusas las razones por las que Maduro en su momento negó la existencia de una crisis humanitaria para luego llegar a un acuerdo con el CICR. Lleva a cuestionarse, entonces, si realmente lo que estaba intentando defender eran sus intereses políticos, sobre todo en relación con el temor del ingreso de políticas estadounidenses en el territorio nacional.

En una entrevista la directora regional de la CICR, Sophie Orr, afirmó que existe una crisis humanitaria caracterizada por factores de crisis económica, protestas sociales, movimientos migratorios, deterioro de servicios básicos y grandes niveles de violencia. Si bien resaltó la labor que se está llevando a cabo, destacó que su principal misión es la de asistir a las personas afectadas de la mejor manera posible (CICR página oficial, 2019). Esto último nos permite concluir que Maduro puede haber visto en la organización alguien en quien realmente confiar en la situación polarizada del territorio venezolano.

 

Conclusión

Quienes realmente se ven afectados en todo esto, como también en cualquier conflicto armado o violento, son aquellos que no tienen la posibilidad de vivir dignamente, mientras los grandes magnates resuelven sus disputas millonarias sin que nadie los vea. En estas condiciones, la existencia de organizaciones como el CICR resulta de suma importancia por la forma en que, neutral e imparcialmente, realizan su labor humanitaria.

 

Bibliografía

 

Autora

Rosario Sferco: Estudiante de Derecho en la Universidad Nacional de Córdoba. Certificado en Derecho Transnacional por la Universidad de Ginebra, Suiza.

 

 

2022 © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
X