• Registrarme
  • No hay productos en el carrito.

La crisis invisible

Junto a los problemas del calentamiento global, las crisis económicas y el terrorismo, la comunidad internacional debe tener en cuenta la rapidez con la que un crecimiento de la sobrepoblación incrementa la escasez de un recurso básico: el agua.

 

Introducción

El crecimiento poblacional en los diferentes continentes, junto al aumento de la cantidad de personas sobre los 65 años de edad, es una problemática que no es tenida en cuenta. Cada vez son más las personas que utilizan recursos básicos como el agua. Las actuales tendencias demográficas proyectan que para los siguientes 50-75 años la población mundial aumentará en 3.000 millones de personas más. Junto a estos números las naciones deben replantear la manera de encarar las políticas que son dirigidas a las economías regionales, al igual que la administración de los recursos.

El primer desafío será administrar los suministros de agua para mantenerla libre de residuos. La cantidad de personas que viven en el planeta ha aumentado en los últimos años y también, en consecuencia, el consumo de agua potable. A su vez, las industrias y los gobiernos contaminan el agua mediante residuos industriales, nucleares y plásticos.

https://i.blogs.es/915b23/water-stress-map/1366_2000.jpg


La escasez de recursos

En la actualidad, muchos países se encuentran bajo «estrés hídrico» debido al crecimiento demográfico y económico. Estos sufren un deterioro de los recursos de agua dulce en términos tanto de cantidad como de calidad. De acuerdo al mapa, 2.500 millones de personas (36 % de la población mundial) viven en zonas bajo «estrés hídrico» y más del 20 % del PIB (producto interno bruto) global se produce en zonas de riesgo de escasez de agua.

Para el consumo del agua, en líneas generales, nos encontramos con dos problemáticas. La primera es la escasez física de agua, producida porque la demanda de agua es mayor que su suministro. La segunda es la escasez económica de agua, generada por la contaminación del agua disponible. No es posible utilizar plenamente las fuentes de agua debido a los costos que provienen de su extracción.

https://i.blogs.es/ee74ea/boccellari-blog-0327_graph-1-e1490631803201/1366_2000.png

 

Economías emergentes

Particularmente, el agua está comenzando a ser un problema serio en mercados emergentes. En las últimas décadas, en los países asiáticos se ha presentado un crecimiento poblacional exorbitante que supuso una disminución del suministro del porcentaje del agua potable per cápita. Por ejemplo China, en términos demográficos, representa un 20 % de la población mundial y el 7 % del suministro del agua en el mundo. Esto implica para el gigante asiático una problemática de natalidad y recursos. Mientras que en América Latina menos del 20 % de la población posee acceso a sistemas de saneamiento adecuados a las demandas de consumo. En esta área, la población posee un suministro de agua necesario, pero no posee la infraestructura adecuada para su distribución.

Si examinamos el consumo medio por habitante de los diferentes países, nos encontramos con naciones con un elevado consumo de agua que superan los 300 litros por habitante: Estados Unidos (575 litros), Australia (493 litros), Italia (386 litros), Japón (374 litros), México (366 litros), España (366 litros) y Noruega (301 litros).

 

Conclusión

En un contexto de desigualdad de recursos y necesidades, tanto los países desarrollados como los países en vías de desarrollo deberán buscar soluciones concretas y eficaces. No obstante, el desarrollo de las naciones derivará en una crisis social: los países

desarrollados sufren la escasez de agua debido a la sobrepoblación, mientras que los países en vías de desarrollo por un ineficiente avance en su infraestructura. Además, todas las naciones se ven afectadas por el problema de la contaminación de los recursos. Esto implica una cooperación internacional que se deberá orientar al desarrollo de las naciones y al bienestar social. En última instancia, la crisis deberá resolverse a través de una cooperación mutua entre las diferentes potencias, con el fin de ayudar a las economías emergentes.

 

Bibliografía

https://www.elblogsalmon.com/economia/la-economia-del-agua-cada-vez-sera-mas-importante

https://www.weforum.org/es/agenda/2017/03/la-economia-del-agua-cada-vez-sera-mas-importante

http://biblioteca.clacso.edu.ar/Peru/grade/20141215055610/Economiadelagua.pdf

https://www.iagua.es/especial/foro-economia-agua

 

Autor

Mariano Sigifredo. Estudiante de ciencia política y estudios globales en University of California. Estudiante de abogacía en la Uni- versidad Empresarial Siglo 21. Miembro de la Sociedad de Humanidades de Honores Mellon. Miembro activo de la Asociación Americana de Naciones Unidas y de la orga- nización argentina para las naciones unidas (OAJNU).

2022 © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
X