fbpx
  • Registrarme
  • No hay productos en el carrito.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la Agenda 2030

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Mucho se ha hablado en los últimos años sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio o sobre los Derechos Humanos, pero los Objetivos de Desarrollo Sostenible (Agenda 2030) todavía no han aparecido en las portadas. La Agenda 2030 ha sido pensada como un segundo paso luego del éxito de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), con el fin de poder erradicar la pobreza comprendida en todos sus aspectos, siendo sus esferas de crucial importancia las personas, el planeta, la prosperidad, la paz y las alianzas. Los Objetivos, conjunto a sus 169 metas, ofrecen una clara perspectiva sobre los caminos necesario para lograr alcanzar un desarrollo sostenible que garantice un bienestar en las personas, con un principal foco en tres aspectos: pobreza, sostenibilidad ambiental e inclusión.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) surgen a partir de un acuerdo entre Jefes de Estado y de Gobierno y Altos Representantes con el propósito de establecer un plan de acción que guiara las decisiones y medidas vinculadas a las esferas de las personas, el planeta, la paz, la prosperidad y las alianzas, y que se tomaran en el mundo desde el año 2016 hasta el 2030. Nacieron en Nueva York, en septiembre de 2015, con la aprobación -por parte de la Asamblea General de la ONU- del documento final de la Cumbre de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (Resolución 70/1), denominado “Transformar Nuestro Mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”.

Esta Agenda, que entró en vigencia el 1 de enero del año 2016, ha tenido como punto de partida -antecedente inmediato- la finalización de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, aprovechando los logros de éstos y mejorando sus falencias (Resolución 70/1, Considerando 2); estas metas habían sido: (1) erradicar la pobreza extrema y el hambre; (2) lograr la enseñanza primaria universal; (3) promover la igualdad entre los sexos y el empoderamiento de la mujer; (4) reducir la mortalidad de los niños menores de 5 años; (5) mejorar la salud materna; (6) combatir el VIH/SIDA, la malaria y otras enfermedades; (7) garantizar la sostenibilidad del medioambiente; y (8) fomentar una alianza mundial para el desarrollo.

La Resolución 70/1 cuenta con cinco grandes partes: un Preámbulo, la parte Declarativa, el desarrollo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y Metas, los Medios de Implementación y la Alianza Mundial, y Seguimiento y Examen. Los ODS son 17, y son comprensibles de todas las temáticas que ocupan y deberán ocupar las distintas agendas políticas (pobreza, salud, educación, género, agua y energías, trabajo e industrias, desigualdades, desarrollo de ciudades, producción y consumo, clima, ecosistemas y paz). El último de éstos establece la necesidad de formar alianzas para lograr los demás, por lo que es considerado como un objetivo en sí mismo, pero también como la herramienta insoslayable para la consecución de los restantes dieciséis. Los objetivos y las metas que los componen son “de alcance mundial y de aplicación universal, tienen en cuenta las diferentes realidades, capacidades y niveles de desarrollo de cada país y respetan sus políticas y prioridades nacionales” (Considerando 55); por lo que cada país debe aplicarlos adaptándolos a las distintas realidades y contextos.

Los ODS, un paso hacia adelante

Entonces, los Objetivos de Desarrollo Sostenible ofrecen una versión superadora de sus antecesores, por varios motivos. Primeramente, porque ya no están destinados a ser acatados sólo por los países en desarrollo, sino por todos los Estados y partes interesadas. Razón por la cual son universales, entendiendo que es necesaria una alianza entre los Estados para poder actuar coordinada y sinérgicamente, resolver problemas que son comunes y ayudar a los menos favorecidos a superar sus inconvenientes.

Otro paso positivo ha sido brindar un rol protagónico al cambio climático, entendiendo que tiene graves repercusiones sobre la salud pública, la salud alimentaria e hídrica, migración y refugiados, y la paz y seguridad internacional (Considerando 17). A más de ello, la Agenda 2030 incorpora medios de implementación e indicadores mundiales, con el fin de poder mejorar el examen y seguimiento de los resultados, sosteniendo que estos procedimientos -como así también la implementación- deben efectuarse en la órbita nacional, regional y mundial, en este último caso a través del Foro Político de Alto Nivel (Considerando 82). Por último, marcando un cambio de paradigma y un gran avance conceptual, ya no sólo se habla de desarrollo, sino de desarrollo sostenible, entendiendo por éste al “desarrollo capaz de satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer sus propias necesidades”.

Por lo ya mencionado, estos nuevos objetivos son de carácter universal e intergeneracionales. A ello se debe agregar que: (a) son abarcativos, es decir, incluyen las tres dimensiones propias del desarrollo de toda sociedad -dimensiones económicas, sociales y ambientales-; (b) son integrados e indivisibles, lo que implica que se encuentran interrelacionados y que toda modificación en alguno de ellos traerá aparejadas consecuencias en los demás; y (c) si bien son de aplicación global, en la Agenda 2030 se reconocen grupos de personas vulnerables, respecto a los cuales las medidas de acción positivas gozarán de preeminencia. Los grupos mencionados en la Resolución (enumeración ejemplificativa, pero que permite ver los targets pretendidos), son: niños, jóvenes, personas con discapacidad, personas de edad avanzada, personas que viven con VIH/SIDA, los refugiados y desplazados internos, y los migrantes (Considerando 23).

Situación de la Agenda 2030 en Argentina

Recordando que la Resolución 70/1 establece que los países son los responsables de adaptar los ODS a su ámbito nacional y adoptar e implementar las medidas necesarias para contribuir al desarrollo sostenible, en Argentina la Administración Pública Nacional comenzó un proceso de reforma para poder cumplir con estas tareas. Estableció, como primera medida, los objetivos y las políticas prioritarias para el territorio, fijando 8 grandes Objetivos de Gobierno (OGs) y 100 iniciativas prioritarias, con el fin último de guiar y optimizar el trabajo de los ministerios y fortalecer las instituciones públicas del país. Este proceso de planificación fue presentado en diciembre de 2016, y es el Consejo Nacional de Políticas Sociales el organismo encargado de adaptar estas metas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en virtud de que es un órgano creado en 2002 con el objeto de planificar, coordinar y hacer un seguimiento de las políticas sociales nacionales.

En cuanto al trabajo vinculado a los ODS, este Consejo cumple tres roles: (a) posicionar a los ODS en la agenda de los Estados nacional, provincial y local, y sensibilizar a la sociedad en su conjunto; (b) impulsar mecanismos de participación y colaboración con los ODS desde el sector privado empresarial, las universidades y las organizaciones de la sociedad civil; y (c) coordinar los procesos de adecuación a los ODS en las distintas instancias gubernamentales. Para llevar a cabo estas tareas, el CNPS ha decidido la conformación de cinco comisiones que trabajan en las distintas áreas estratégicas: educación; producción agropecuaria sostenible; trabajo y empleo; ciencia y tecnología; vivienda, hábitat, desarrollo urbano e infraestructura; y protección social; destacando que ellas están compuestas por los 20 ministerios internacionales.

Estado actual

Si bien este Consejo actúa en el marco nacional, las provincias y CABA son llamadas a adherirse a la Agenda 2030, para instalar y adaptar los ODS en sus territorios, mediante un proceso que consta de cuatro etapas. Hasta el mes de julio de 2017, solamente diez jurisdicciones habían firmado el convenio de adhesión y cooperación: CABA, Corrientes, Jujuy, La Rioja, Neuquén, Mendoza, Salta, San Juan, Tierra del Fuego y Tucumán (Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, 2017); aunque, para comienzos del 2018, esta situación ha mejorado, ya que Misiones, Córdoba, Santa Fe y Chaco se han adherido.

Para reflexionar

Sumándome a las palabras de los Jefes de Estado, es necesario que mediante la Agenda 2030 nos comprometamos a “construir un futuro mejor para todos, incluidos los millones de personas que se han visto privadas de la oportunidad de llevar una vida decente, digna y plena y de realizar todo su potencial humano. Tal vez seamos la primera generación que consiga poner fin a la pobreza, y quizás seamos también la última que todavía tenga posibilidades de salvar el planeta. Si logramos nuestros objetivos, el mundo será un lugar mejor en 2030” (Considerando 50).
Por más discusiones que haya en torno a la Agenda 2030 en general, y sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible en particular, todo esfuerzo será en vano si nos olvidamos del lema que identifica a este compromiso: “No dejar a nadie atrás”.

BIBLIOGRAFÍA

Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales de Argentina (2017). “Estado de Avance de la Implementación de la Agenda 2030 en Argentina”. Obtenida de: http://www.odsargentina.gob.ar/public/documentos/seccion_publicaciones/ods/ods_estado_de_avance_del_proceso_de_adaptaci%C3%B3n.pdf
Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales de Argentina. “Vinculación de los ODS con Objetivos y Prioridades de Gobierno”. Obtenido de: http://www.odsargentina.gob.ar/VinculacionODS
Naciones Unidas. “La Agenda de Desarrollo Sostenible”. Obtenido de: http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/la-agenda-de-desarrollo-sostenible/#f1bb865b407409439
Naciones Unidas. “Material de Comunicación”. Obtenido de: http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/news/communications-material/
Naciones Unidas. “Noticias sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio”. Obtenido de: http://www.un.org/es/millenniumgoals/
Imagen del texto (1): Naciones Unidas. “Material de Comunicación”. Obtenido de: http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/news/communications-material/
Imagen del texto (2): http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/objetivos-de-desarrollo-sostenible/

AUTORA:

Sofia Mola. Estudiante avanzada de la Carrera de Abogacía, en la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina. Ex becaria de la Fundación Konrad Adenauer, habiendo participado del Diplomado “Competencia Política y Humanismo en el siglo XXI” y de varios encuentros del Programa Regional de Participación Política Indígena. Miembro de la Red Humanista por Latinoamérica y cofundadora de la Red de Comunicación “Efecto”.
Vinculado a los Objetivos de Desarrollos Sostenibles, Delegada por Argentina de la Red de Jóvenes de las Américas; participante del Foro Internacional de la Juventud sobre ODS y DDHH (Nepal, 2017); disertante en el “Congreso Justicia Intergeneracional y Cambio Climático: Aspectos jurídicos, morales y políticos”, con el trabajo “Los Objetivos de Desarrollo Sostenible a través de los Derechos Humanos y la Juventud”; y aprobación del curso “ODS en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas: Retos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, brindado por la Universidad Politécnica de Valencia.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

2021 © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
X