• Registrarme
  • No hay productos en el carrito.

¿Puede estallar una guerra entre Bielorrusia y Polonia?

¿Estamos viviendo la precuela de una guerra o es solo un conflicto más causado por los intereses capitalistas y socialistas entre el Occidente y Oriente de Europa?

En el último trimestre del año, se agravó la situación fronteriza entre los países de Europa del Este, provocando, de este modo, inestabilidad social, económica y diplomática en la región.

El incremento de manera exponencial de migrantes, los cuales provienen de Bielorrusia y se dirigen hacia Polonia, fue lo que provocó el estallido de un conflicto que no parece que vaya a finalizar en el corto plazo.

 

Introducción

En octubre estalló un conflicto por una nueva y masiva ola de migrantes asiáticos que buscan ingresar de manera ilegal al territorio europeo. Esto provocó conflictos de intereses internos dentro de la Unión Europea, como así también tensiones diplomáticas entre Polonia y Bielorrusia.

La causa principal del conflicto, se puede rastrear a lo ocurrido en la ciudad de Kuźnica, Polonia, cuando 2 mil migrantes       se acercaron a la frontera y llamaron la atención de inmediato de la guardia fronteriza polaca frente a su avance inminente.

Este hecho abre muchos interrogantes que contestaremos en el artículo, como el costo político que debería afrontar Polonia, la participación de Rusia y las decisiones de la Unión Europea y de las Naciones del Grupo de Visegrado.

 

Costos políticos

Para Polonia representa un gran costo político y económico mantener impenetrable la frontera Este de la Unión  Europea. Al realizar esta tarea, esté custodiando no solo sus propios intereses, sino también los de toda la comunidad europea.

Por otra parte, el gobierno ruso está jugando su partida en esta guerra híbrida con la clara  intención de generar inestabilidades dentro del territorio europeo y que este continúe con sus conflictos internos.

En relación a la Unión Europea, aparecen dos posturas totalmente opuestas. Una de ellas es la de los países líderes (Alemania y Francia) que buscan un acceso posible, pacífico y planificado para todos los migrantes que están varados en la frontera; y la otra postura, que mantiene a los países del Grupo de Visegrado  unidos (Hungría, Polonia, Eslovaquia y Republica Checa), es la de repeler todos los intentos de los migrantes ilegales, sin importar cómo esta decisión puede repercutir en los países afectados.

Participación de Rusia

Desde el interior del seno político polaco aseguran que gran parte de este conflicto viene ejecutado desde el Kremlin con el visto bueno del líder Vladimir Putin.

En Bruselas, mientras tanto, se habla cada vez con mayor certeza de que Bielorrusia y Rusia actuaron en conjunto para transportar a estas personas hasta la frontera polaca. Afirman, a su vez, que tanto Putin (Rusia) como Lukashenko (Bielorrusia) se encargaron de gestionar el puente aéreo, para movilizar esta gran cantidad de personas y luego dejarlas a la deriva, sufriendo las calamidades del otoño-invierno europeo, con una baja calidad de sanidad y totalmente librados a su suerte.

 

Unión Europea

La misión del gobierno de Lukashenko de transportar migrantes de Afganistán, Siria e Iraq entre otros países, es la de presionar al ente regulador europeo sobre las sanciones aplicadas a su gobierno desde el ámbito económico, comercial y político. Pero también es un intento de Lukashenko en su búsqueda de legitimidad como gobernante elegido por el pueblo.

Desde la UE se está analizando implementar un nuevo paquete de sanciones para intentar disminuir las acciones llevadas a cabo en contra de seres humanos, de las fronteras y por sobre todo de la soberanía nacional    polaca.

 

Grupo de Visegrado

El grupo de Visegrado, como ya explicamos anteriormente, se encuentra enfrentado a la postura de recepción de migrantes, por lo que tanto algunos países del grupo como así también de la misma Europa envían ayuda militar a Polonia para hacer frente a este conflicto.

Los países colaboradores son, por el momento, Hungría, Estonia, Ucrania, entre otros. Esto afirma la  división actual y cada vez más grande de los países miembros de la Unión Europea y su postura en torno a migración, comercio y seguridad.

 

Conclusión

Debemos generar un enfoque en nuestra visión para poder analizar de manera sistemática y razonable los métodos que se utilizan para persuadir decisiones políticas y diplomáticas.

Por ello, se podría considerar que tanto Rusia como Bielorrusia están realizando una tarea inhumana y que puede ser condenada por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) como formas ilegítimas  de tratar a las personas.

Desde el lado de la Unión Europea, lo primero que se debe resolver son los intereses  internos, para luego poder resolver de manera unánime y con el apoyo de todos los miembros los conflictos externos.

Bibliografía

 

AUTOR

Franco Maximiliano Pizzichini: Periodista y Comunicador. Diplomado en Análisis de Políticas
Internacionales – Comunicación Estratégica – Liderazgo y Conducción.
Interesado en la política internacional europea, su historia y su devenir.

2022 © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
X