• Registrarme
  • No products in the cart.

Suiza: ¿El futuro líder de la criptomoneda?

En un mundo sumamente interconectado y acelerado, las monedas comunes y corrientes están quedando “relegadas” para dar lugar a nuevos modos de intercambio, tales como las criptomonedas. Estas últimas surgen como una alternativa de pago pero que se encuentra fuera del control del gobierno o instituciones financieras. Muchos países buscan convertirse en centros generadores de criptomonedas, y es Suiza quien va a la cabeza. Pero, ¿cuáles son las ventajas y los riesgos de esta novedosa industria?

 

 

 

Aclarando algunos términos novedosos

Actualmente, no hay definiciones en español de criptomenda. Sin embargo, el diccionario de Oxford, incluyó el concepto de “criptocurrency”, en su traducción en inglés: “Una moneda digital que emplea técnicas de cifrado para reglamentar la generación de unidades de moneda y verificar la transferencia de fondos, y que opera de forma independiente de un banco central”.

En este sentido, es importante entender la utilidad de las ICOs (oferta inicial de monedas, en español), las cuales son una nueva herramienta para recaudar fondos. Las startups (empresas emergentes) que recién comienzan sus negocios muestran en determinadas plataformas los servicios que ofrecen para así captar inversores de riesgo que inviertan en su criptomenda. Es decir, buscan convencer al futuro inversor que la criptomoneda que ofrece dicha empresa va a tener un valor alto en el futuro.

Las ICOs siempre utilizan la tecnología blockchain (cadena de bloques). Son una base de datos que eliminan a los intermediarios, como los bancos, descentralizando las operaciones y dejando el control a los usuarios que desean realizar una transacción. No obstante, tienen un requisito: deben existir usuarios que se encarguen de verificar las transacciones para que sean válidas. Gracias a esto, las criptomonedas como el bitcoin pudieron expandirse.

 

 

Así, los que invierten en una ICO no se convierten en accionistas tradicionales, sino que a cambio de su dinero reciben tokens. Un token es una representación de activos que pueden servir para adquirir los bienes o servicios que una empresa ofrece, e incluso se pueden usar como una moneda fácilmente intercambiable.

 

¿Cómo controlan los Estados a las criptomonedas?

Si bien el negocio de la moneda virtual es beneficioso para generar empleos e ingresos fiscales, también tiene ciertos riesgos debido a su inestabilidad. De hecho, su vertiginoso crecimiento durante 2017 reflejó un desplome en el corriente año. Esta volatilidad es un arma de doble filo y por esta razón algunos países tomaron ciertas medidas. En China se prohibieron las ICOs creando sus propias plataformas de comercio de activos digitales a fin de proteger al Yuan; a su vez, Rusia y Corea del Sur también optaron por vetarlas. El Secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, afirmó que las criptomonedas deben tener reglas similares a los bancos para que no sean una fuente de negocios ilegales, pero aún así no han tomado cartas en el asunto.

Por otro lado, Estonia hizo marcha atrás en su proyecto de crear su propia moneda virtual (estcoin) ya que “la moneda de la zona euro es el euro”, y ningún miembro puede introducir su propia moneda.

Uno de los mayores desafíos es regular las actividades de las startups que se financian creando su propia moneda virtual, ya que generalmente no lo hacen de manera transparente. Al fin y al cabo, las monedas tales como el bitcoin se crearon para “saltear” a las autoridades gubernamentales. Por este motivo, algunos países pequeños, tales como Malta, Bermudas o Liechtenstein, buscan aprobar nuevas leyes que permitan a las empresas emitir fácilmente nuevas criptomonedas. Pero un país está siendo pionero en su desarrollo  y es el caso de, nada más y nada menos, que Suiza.

 

Suiza, ¿una “cripto-nación”?

Sin duda, Suiza está buscando perfilarse como líder en la innovación de criptomonedas y la blockchain. Su desarrollo se está gestando específicamente en la región de Zug, un lugar muy conocido por tener bajos impuestos y por ser la sede de numerosas empresas, además de ser una de las zonas más ricas del país. Hoy en día este cantón alberga a más de 400 empresas de blockchain. Según Johann Schneider-Ammann, ministro de Economía de Suiza, “el país debería convertirse en una ‘cripto nación’ si las prácticas en el cantón de Zug –coloquialmente también conocido como Crypto-Valley–siguen siendo positivas”.

Esta innovación está tan arraigada en el país que incluso existe la Crypto Valley Association. Se trata de una asociación independiente, respaldada por el gobierno suizo, que busca aprovechar y fortalecer la legislación nacional para mejorar el ambiente de la criptoeconomía. Al fin y al cabo, con o sin estafas, este es un negocio millonario. Y es que casi todas las ICOs se hacen desde servidores suizos. Según The Wall Street Journal, 4 de las 10 ICOs más grandes realizadas en 2017 se hicieron en Suiza, más que en ningún otro país.

 

 

Incluso, se está barajando la posibilidad del e-franc o “criptofranco” gracias a un proyecto solicitado por un diputado socialista al Consejo Federal (es decir, el Poder Ejecutivo suizo). Es un hecho, además, que en algunas localidades suizas ya se pueden pagar impuestos y multas en criptomonedas. Las regulaciones en Suiza son, dentro de todo, sencillas: cualquier empresa que quiera realizar una ICO tendrá que hacerlo a través de una empresa suiza, eso implica que deberán registrarse según la promulgación del Código de Conducta para el lanzamiento de Operaciones ICO. Dicho Código hace un llamamiento a todas las organizaciones que preparan una ICO para que sean totalmente transparentes sobre los detalles relacionados con el proceso, explicando cómo se pretenden utilizar los fondos, así como una evaluación de riesgos clara.

Esta medida ha surtido efecto para menguar el lavado de dinero y muchas empresas se están marchando a otros paraísos fiscales donde no existen regulaciones, como las Islas Caimán.

 

Reflexiones finales

En este artículo se trató de explicar de manera breve y comprensible el funcionamiento de las divisas virtuales y cómo algunos países intentan regularlas. Debemos entender que es un proceso sumamente novedoso que surge para escapar de la burocracia estatal. Las criptomonedas no son estables, porque no hay bancos, ni oro, ni divisas que las respalden. Son monedas susceptibles a los vaivenes de las decisiones y la confianza de sus usuarios.

Plantear una regulación internacional de las criptomonedas en un futuro cercano quizás no sea muy factible, sobre todo por las presiones bancarias. Pero no caben dudas que este nuevo proceso económico y financiero está impactando en el estudio de las Relaciones Internacionales.

Es por ello que puede considerarse a la postura suiza como inteligente. Este país ha sabido amoldarse a una nueva tecnología que llega con muchos riesgos pero también con muchas oportunidades. En lugar de prohibirla o dejarla en completa libertad, han regulado su actividad, fomentando un nuevo centro financiero basado en la confianza.

 

Bibliografía

 

Autora

Florencia Herrería: Estudiante avanzada de Relaciones Internacionales por la Universidad de Congreso. Voluntaria legislativa en Municipio de Godoy Cruz. Alumni AIESEC en Mendoza.

2022 © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
X