• Registrarme
  • No hay productos en el carrito.

Tensiones en la región de Asia pacifico

En septiembre del año pasado, las autoridades de Australia, Reino Unido y Estados Unidos anunciaron la firma de la alianza AUKUS (por sus siglas en inglés: Australia + United Kingdom + United States). El pacto sostiene una alianza para promover la cooperación en el ámbito de la seguridad, con el objetivo de hacer frente al ascenso de China en la región Asia-Pacífico. Con el foco puesto en la política exterior australiana, me pregunto: ¿cuáles son los impactos de la firma de la alianza AUKUS en la política exterior australiana? Bajo el supuesto de que Australia se encuentra en una compleja encrucijada en términos de balance de poder en la región Asia-Pacífico, sostengo que el principal impacto de la firma de la alianza AUKUS radica en: a) el riesgo que corre Australia de caer en una relación de dependencia con Estados Unidos y b) la fractura diplomática de Australia con Francia y con China.

 

Asia Pacífico como escenario de disputas entre Australia y China

Partimos del supuesto de que el ascenso de China es inminente. Tanto a nivel global como a nivel regional, el crecimiento es un hecho. Terrazzino sostiene: “En los últimos 20 años, China ha aumentado su poder político, económico y militar en la región, área crucial para el comercio global que incluye islas y aguas que varias naciones reclaman como suyas (2021)”. En este sentido, tal y como afirma Tim Marshall: “Somos prisioneros de la geografía” (Marshall, 2015). El autor sostiene que todos los líderes se ven constreñidos por el aspecto geográfico, por ende, no podemos entender los escenarios actuales de política exterior si no consideramos el componente geográfico de la ecuación. En este marco, concuerdo con De Esperanza (2019) al sostener que Asia Pacífico no es una delimitación geográfica inocente, sino más bien un concepto que carga un complejo significado.

En esta línea, entendiendo que Australia se ve afectada por la delimitación geográfica Asia Pacífico, cabe reflexionar acerca del impacto del ascenso regional de China en la política exterior australiana. Ya para 2017, el ASPI advertía que Australia debía revisar su estrategia de defensa para manejar el ascenso chino en la región (Nicholson, 2017). Hacia 2019, los líderes australianos afrontaban el desafío de depender económica y comercialmente de China, pero estar efectivamente alineados con Estados Unidos en temas de seguridad (De Esperanza, 2019, p. 2). Dos años más tarde, en mayo de 2021, los titulares sostenían: “China y Australia, en el peor momento de sus relaciones en décadas” (Swissinfo, 2021). Lo cierto es que China y Australia llevan años enzarzadas en un pulso geopolítico en el Pacífico Sur que tiene implicaciones globales (Bermúdez, 2021).

En síntesis, el componente geográfico resulta fundamental para comprender por qué Australia decide firmar el AUKUS. Lo anterior se ve reflejado en los dichos de Malcom Davids en BBC Mundo: “Que China logre expandir su presencia en esta zona es algo que cambiaría de forma fundamental nuestra situación estratégica pues por primera vez desde 1942 nuestra costa este estaría bajo la amenaza de una potencia extranjera hostil” (Bermúdez, 2021). Se evidencia, en este sentido, la motivación de Australia para firmar la alianza de cooperación en materia de seguridad.

EOM, 2021. Fuente: Bharatkalyan97.

 

¿En qué consiste la alianza AUKUS entre Australia, el Reino Unido y Estados Unidos?

La firma del pacto AUKUS se anunció en septiembre de 2021. El ambicioso pacto de seguridad pretende, según lo que se interpreta, contrarrestar los avances de China a través de la cooperación entre estos tres países, basada en compartir tecnología avanzada de defensa (BBC News, 2021). En esta línea, se destaca como objetivo primordial «defender los intereses compartidos en el Indopacífico» de estas potencias. En los hechos, se propone dotar a Australia de armamentos de última generación tecnológica (submarinos nucleares) considerando que las tensiones en la cuestión Taiwán se acentúan.

En este marco, resulta fundamental referirnos a los hechos. En primer lugar, la brecha militar entre China y Australia es enorme: mientras que China cuenta actualmente con 12 submarinos atómicos, Australia planea tener sus primeros 8 recién cerca del 2040 (BBC News, 2021). En segundo lugar, es un hecho la rivalidad entre China y Estados Unidos. Al pensar el rol de Estados Unidos en el conflicto en cuestión, nos remitimos a aquel “significado” de Asia Pacífico que mencionamos en el apartado anterior. En concreto, Asia Pacífico indica que los mayores desafíos para la seguridad y política australianas emanan del ascenso de China y su rivalidad con EE.UU, que tienen como principal escenario esta región. (De Esperanza, 2021, p.2). Ejemplifica lo anterior el siguiente escenario: si China actúa contra Taiwán, Estados Unidos saldrá a defender a Taiwán y Australia se verá forzada a alinearse con EE.UU. Bajo ese supuesto, Australia entraría en un conflicto militar con China (Bermúdez, 2021).

 

Conclusiones

La firma del AUKUS impacta en la política exterior australiana de la siguiente manera:

  1. Al firmar el AUKUS, Australia corre el riesgo de caer en una relación de dependencia con Estados En este sentido, la pregunta es si su política exterior se inclinará a una orientación de consenso, de obediencia (compliant FP), de compensación o de contra-dependencia (en términos de Breuning).
  2. La firma de la alianza AUKUS provocó fracturas diplomáticas en las relaciones Australia-Francia y Australia-China.

En primer lugar, propongo reflexionar sobre los efectos del AUKUS en la relación Australia-Estados Unidos. Como bien se mencionó al inicio del presente ensayo, la alianza firmada pretende resguardar los intereses norteamericanos en la zona del Asia-Pacífico. Por su parte, el presidente Joe Biden asocia los motivos de la firma del pacto con una inversión en (según él) la mayor fortaleza de Estados Unidos: las alianzas. Sin embargo, la promoción del pacto por parte de EEUU demuestra la importancia de la región Asia Pacífico para la gestión de Biden. Desde la llegada de Biden a la Casa Blanca, Estados Unidos ha manifestado su voluntad de contener el avance de China en la zona del Pacífico, manteniendo y reforzando la posición dura que encabezó Donald Trump en su gestión (BBC News, 2021).

En esta línea, considerando que: “Tras la Segunda Guerra Mundial, EE. UU. y Australia se convirtieron en aliados fundamentales. Washington se consolidó entonces como un superpoder y, en plena Guerra Fría, comenzó a concebir sus intereses en términos mundiales.” (De Esperanza, 2019, p.3), cabe preguntarse si Australia corre el riesgo de caer en los tentáculos de Estados Unidos acentuando una relación de dependencia. En este escenario, la pregunta, en realidad, es sobre la orientación de la política exterior australiana (en términos de Breuning). Concluyo que la política exterior australiana se orientará a una “compliant foreign policy”: el comportamiento del Estado pequeño consiste en acciones que se alinean con los deseos del país más poderoso. La motivación refleja las acciones de política exterior emprendidas sólo después de que los responsables de la toma de decisiones de un Estado más poderoso hayan ejercido su influencia (Breuning, 2007, p. 152). Un ejemplo práctico de lo anterior es el escenario de la invasión China a Taiwán (si China actúa contra Taiwán, Estados Unidos saldrá a defender a Taiwán y Australia se verá forzada a alinearse con EE.UU.).

En segundo lugar, la firma del AUKUS provocó tensiones con Francia y terminó de desatar la ira de China. Primeramente, en los hechos, el nuevo pacto habría puesto fin a un acuerdo de Australia con Francia para fabricar submarinos de diseño francés firmado en 2016 por 50 mil millones de dólares australianos (BBC News, 2021). Al aliarse con EEUU, el primer ministro australiano (Morrison) suspendió el acuerdo con Francia sobre la construcción de submarinos convencionales franceses (Diesel/eléctricos). Lo anterior provocó una queja del gobierno francés y la retirada de embajadores franceses en Australia y en Estados Unidos. Incluso, la UE congeló sus negociaciones con Australia al considerar su actitud hacia Francia como “desleal” (Terrazino, 2021).

Por último, el AUKUS terminó de desatar la ira de China. Es de público conocimiento que las tensiones en la relación Australia-China venían en ascenso, en este marco el AUKUS se constituye como el auge de las tensiones. Dijo Liu al medio hongkonés South China Morning Post, en BBC News: «En particular, deberían desprenderse de su mentalidad de Guerra Fría y de sus prejuicios ideológicos» (BBC News, 2021). El gobierno chino reaccionó afirmando que el pacto amenaza con dañar gravemente la paz regional, intensificando la carrera armamentística en la zona del Asia Pacífico (Bermúdez, 2021).

 

 

Bibliografía

 

Agustina Bersano. Actualmente estoy cursando el último año de la Lic. en Relaciones Internacionales. Me apasiona leer y estudiar sobre Asia, particularmente China. Estudiante de chino mandarín nivel HSK3.

2022 © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
X