• Registrarme
  • No hay productos en el carrito.

Venezuela: muchos intereses y poca democracia

Venezuela está en la primera plana de los portales del mundo. El conflicto sociopolítico interno y la importancia del país a nivel mundial en materia de recursos y posición estratégica llevaron a que las principales potencias y el mundo entero observen con interés los acontecimientos que están sucediendo.

Venezuela en el tablero global

 

Venezuela posee la mayor reserva petrolera del mundo, 300 mil millones de barriles que contrastan con los 260 mil millones de barriles que tiene Arabia Saudita, el 2º en el ranking mundial. Además, ocupa el 8º lugar en el ranking mundial de reservas gasíferas, a lo que se le suman importantes reservas de oro, coltán y bauxita, claves para la fabricación de aparatos tecnológicos.

Por otra parte, es un país bien posicionado geoestratégicamente, ya que se encuentra en el hemisferio norte, pero pertenece a América del Sur. Está cercano al canal de Panamá, un paso clave del comercio marítimo mundial y tiene una gran costa hacia el mar Caribe con salida directa hacia el océano Atlántico.

Teniendo en cuenta aquellas características, Venezuela se torna un actor importante en este nuevo siglo para las potencias que se disputan el tablero global. Entre los grandes jugadores interesados se encuentran Estados Unidos, Rusia y China. Los norteamericanos utilizan 20 mil barriles de petróleo para moverse diariamente, mientras que China se ubica segunda en el ranking con un consumo de 12 mil barriles. Esto deja en evidencia el gran interés de Estados Unidos y China en el oro negro de la región.

Además de la riqueza natural de Venezuela, Estados Unidos busca evitar que Rusia o China conviertan a Venezuela en un socio clave situado en su patio trasero, ya que eso significaría un problema en términos de defensa. Los intereses de China en esas tierras son: garantizar que su socio comercial y principal proveedor de petróleo esté a salvo y consolidar un socio comercial que abastezca su mercado con productos “made in China” (hechos en China).

Pekín ha utilizado una estrategia de expansión soft power en América Latina mediante préstamos financieros y construcción de infraestructura, como aeropuertos, puertos marítimos o autopistas. La mayor preocupación de Pekín es que nadie le garantiza qué pasará con los acuerdos de compra de petróleo a Venezuela en el caso de que cambie el gobierno.

Venezuela es para Rusia uno de los últimos bastiones de América Latina que no se ha torcido a los intereses norteamericanos. Por eso, Putin parece estar dispuesto a brindar apoyo militar, siempre en defensa del gobierno de Maduro, si la situación lo amerita. En la última reunión del Grupo de Lima, instancia internacional creada en 2017 para la crisis de Venezuela, los gobiernos latinoamericanos insistieron en incrementar la presión diplomática para que Maduro ceda el cargo de presidente.

El gobierno de Estados Unidos enfatizó en la intervención militar y las sanciones económicas, entre las que se encuentran: congelar activos de PDVSA (Petróleos de Venezuela S.A.). Además, se realizó un pedido al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para que llame a elecciones libres y limpias con presencia de veedores internacionales.

Venezuela puertas adentro

 

Más de 300 mil venezolanos fueron asesinados en los últimos 20 años de gobierno chavista, es decir, 41 homicidios por día, según el Observatorio Venezolano de Violencia. La inflación de 2018 fue de 1 millón 300 mil %. A su vez, casi 2 millones de personas abandonaron el país en los últimos 4 años. Durante 2018, el país tuvo una tasa de desempleo de 34,3 % y se espera que ese número supere ampliamente el 40 % durante 2019. Todo el panorama está acompañado por un desabastecimiento de alimentos y medicamentos como nunca antes en la historia del país.

Las elecciones celebradas en mayo de 2018 fueron reconocidas por la mayoría como elecciones fraudulentas e inaceptables. Eso impulsó a que Juan Guaidó asumiera el cargo de presidente, mediante la aplicación del artículo 233 de la Constitución de Venezuela que regula la situación de falta absoluta del presidente, el 333 que insta a recuperar el orden democrático y el 350 que rechaza la existencia de cualquier régimen antidemocrático. Esta situación produjo una estructura doble de poder que se reflejó en una división de la sociedad, entre los que apoyan a Maduro y a Guaidó.

En Venezuela las personas desaparecen o son asesinadas por pensar distinto al gobierno de turno y la represión ha llegado a niveles inadmisibles.  Impedir el ingreso de ayuda humanitaria brindada por la comunidad internacional a un pueblo que tiene altos niveles de pobreza extrema, es el corolario de un régimen tirano que está desesperado por aferrarse al poder.

Venezuela es el mejor ejemplo de lo costosa que es la fiesta del populismo, que sitúa a la economía al servicio de la política clientelista y electoral. Estos gobiernos utilizan la lógica amigo-enemigo, la cual, genera una grieta que otorga sentido de pertenencia y deja en evidencia a quien es el adversario. Con ello, también crea fanáticos en sus filas, los cuales no razonan y siempre actúan en detrimento del enemigo común. Los regímenes más sangrientos y abominables de la historia mundial se comportaron así, y nunca un país se hizo próspero y desarrollado dividiendo a su sociedad.

Fuentes:

2022 © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
X