• Registrarme
  • No products in the cart.

Vox y un micro-triunfo dentro de las elecciones generales de España

El pasado 10 de octubre se realizaron nuevamente elecciones en España, las cuartas en cuatro años. Esto se debe, en parte, a que el sistema parlamentario español exige que se lleven a cabo acuerdos para formar un gobierno efectivo en caso de que un partido no llegue a la mayoría simple en el parlamento. Este sistema, sumado a una fragmentación en el sistema español de partidos que se dio durante los últimos años, es lo que ha llevado a que se realicen elecciones de manera tan continuada por la imposibilidad de formar gobierno efectivo. Sucede que desde el regreso a la democracia en 1978, sólo dos partidos han liderado el gobierno en períodos alternados. Estos son el PSOE (Partido Socialista Obrero Español) de Izquierda, cuyo líder es Pedro Sánchez -el actual presidente- y el PP (Partido Popular) de Derecha Conservadora, que estuvo a cargo del gobierno con Mariano Rajoy hasta Junio de 2018.

Sin embargo, con la llegada de los últimos años y producto de períodos de inestabilidad política y fuertes reivindicaciones independentistas, como es el caso de los partidos que defienden la independencia catalana, el panorama político español ha cambiado, llegando así a ver nuevos partidos que abarcan distintos espacios e ideologías en el país. Por el lado de la izquierda, surgieron Unidas Podemos (el partido que hace unos días llegó a formalizar un acuerdo con el PSOE para conformar un gobierno y superar el bloqueo) y más recientemente Más País. Por la derecha, surgió hace un tiempo Ciudadanos, de derecha liberal; cuyo desempeño en estas elecciones ha sufrido grandes cambios en comparación a las elecciones de abril, pasando de 57 escaños a sólo 10, sobre un total de 350.

 

 

También por derecha pero de manera más radicalizada, ha surgido un partido que -contra pronósticos y en muy poco tiempo- logró convertirse en la tercera mayoría en las últimas elecciones: Vox.

 

¿Por qué hablar de Vox?

Porque con menos de seis años de vida logró posicionarse como la alternativa a los ya mencionados clásicos del bipartidismo español -en especial como alternativa al Partido Popular, que todavía es el que más votos de derecha logra reunir- aumentando un millón de votos más que en las elecciones de abril y duplicando los 24 escaños obtenidos en ese momento hasta llegar a 52 en octubre.

 

 

 

El discurso de Vox

Con un discurso caracterizado por un mensaje “simple” y directo, Vox recuerda un pasado al que caracteriza como glorioso, que se ha visto perjudicado por la pérdida de valores tradicionales, movimientos independentistas, inmigración ilegal en grandes cantidades y efectos de la crisis económica. A partir de mensajes como “los españoles primero”, “el endurecimiento de las penas” o “hay que apoyar a las familias” hace sus apariciones el candidato a presidente, Santiago Abascal, donde los elementos nacionalistas y conservadores pueden hallarse con frecuencia.

Este discurso no es el único, ya que se suma al ascenso de los partidos que utilizan estas características en sus campañas alrededor de toda Europa, ejemplos similares pueden encontrarse en la campaña del Brexit en Reino Unido, los discursos de Matteo Salvini en Italia o la candidatura de Marine Le Pen, candidata a la presidencia de Francia en 2017.

 

Santiago Abascal junto a Marine Le Pen.

 

No debería parecer casualidad entonces, que el ascenso de Vox se haya dado luego de un proceso de elecciones para decidir sobre la conformación del parlamento europeo, donde el acercamiento entre las distintas fuerzas políticas que comparten esta ideología es probable y hasta esperable, considerando además el surgimiento y ascenso de otros movimientos de una derecha más radicalizada, como es el caso de la aparición del partido AfD (Alternative für Deutschland) en Alemania o la llegada del conservador Viktor Orbán al puesto de primer ministro de Hungría.

Tampoco se da únicamente en Europa, con “Hacer a España Grande Otra Vez” como lema de campaña y frase final de su principal spot, Abascal recuerda al “Make America Great Again”, de la campaña de Donald Trump en 2016. Otra de las similitudes entre los candidatos, es su relación con los medios de comunicación: sucede que Abascal decidió mostrarse como víctima del periodismo y los medios españoles durante toda su campaña, alegando que estos sólo buscaban hacer caer a su partido y negar el crecimiento de Vox. Muy similar a lo que planteaba Trump en toda su campaña a la presidencia de Estados Unidos y el discurso que hoy mantiene en su gestión, acusando con la ya famosa frase “Esas son fake news”.

Cómo es posible ver, hay un discurso similar y una estrategia que se repite: se crea, enfatiza y exagera una situación de crisis evocando un pasado en el que se estaba “mejor”, se presenta la situación de crisis como el principal efecto de factores externos (inmigrantes latinos, refugiados de guerra o la Unión Europea), se presenta a la candidatura o al proceso como la única solución posible a esta crisis y finalmente se plantea una solución determinante para resolverlo: Nosotros o ellos, tal como lo mencionaba el politólogo y filósofo alemán Carl Schmitt en la distinción “amigo-enemigo”.

Un ejemplo de esta distinción es la respuesta que Vox tuvo ante un cartel colocado por el Partido Popular, en la vía pública. Preguntaba “¿Ellos o Nosotros?” y respondía: “Todos”. A partir de eso, en un acto de campaña, Abascal recordaba ese cartel reflexionando a partir de declaraciones como: “Nosotros, que estamos instalados en el sentido común y la realidad, sabemos que no se puede contentar a todos” y finalizaba burlándose al son de dicotomías como:

“Por eso vemos, que hay un consenso progre por un lado y por otro lado está Vox. Nosotros sí nos atrevemos a decir: o ellos o nosotros, o los de siempre o algo nuevo”

Santiago Abascal

 

Con el “nosotros sí nos atrevemos a elegir” Abascal distingue a su partido de una derecha más “moderada” encarnada en el Partido Popular; con el “o la tiranía izquierdista o la libertad” se distingue de los partidos orientados a la izquierda y finalizando con el “o la división autonómica o la unidad nacional” refleja el sentimiento nacionalista como uno de sus principales pilares ideológicos a la hora de hacer campaña.

También hay similitudes en la base social de los partidos y las características de las personas que optan por dar su voto -o su apoyo- a estas candidaturas. Tomando como ejemplo la base obrera, localizada en el sur de los Estados Unidos, de bajos ingresos y con limitada educación que dio la victoria a Donald Trump, Vox sigue esta línea para su crecimiento como partido. Esto queda  reflejado en la manera en que se dio la emergencia del partido, en la región de Andalucía, donde empezó a captar votos; sucede que allí es donde se concentran la mayor cantidad de provincias pobres, si las analizamos por su PBI per Cápita (Fuente: Instituto Nacional de Estadística de España).

Además, la gran mayoría del apoyo que recibe en la actualidad Vox, como quedó registrado en las últimas elecciones, viene de zonas con baja densidad poblacional, alejadas de las grandes urbes y de parte de sectores que presentaban mayor probabilidad de optar por una abstención a la hora de votar (Fuente: eldiario.es) Esto último, puede considerarse que relaciona fuertemente con la desafección que parte de la ciudadanía española ha tenido hacia la clase política en general y el Partido Popular -el partido clásico de derecha- en particular. Por otro lado, es interesante observar también que este ascenso se dio en paralelo a la caída del partido Ciudadanos, por lo que se podría explicar la transferencia de votos que se da entre quienes optan por otro tipo de derecha la hora de votar.

 

Fuente: El País.

 

 

Conclusión

A modo de reflexión, cabe destacar que si bien el surgimiento de fuerzas políticas con mensajes y un discurso de mayor radicalización deben ser algo de lo que conviene estar alerta, igual importancia debe tener el preguntarnos por qué se da este surgimiento, cuáles son los mensajes que emiten, qué expresan estos mensajes, cuál es su postura frente a ciertos temas en agenda y qué tipo de personas los apoyan y expresan su confianza. Sólo a partir de esta reflexión es posible entender el surgimiento de lo que después parece inentendible y a veces preocupante.

 

Bibliografía

  • Aumaitre, A. (2019) Cinco gráficos sobre los votantes de Vox: ¿en qué se parecen y diferencian del resto? Diario El País.
  • Instituto Nacional de Estadística de España.
  • Schmitt, C., & de Sá, A. F. (2002). El concepto de lo político. Alianza editorial.
  • Vox España. Discurso de Santiago Abascal. Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=L95ilYuqrSU.

 

Autor

Julian Cordoba Pivotto: Estudiante avanzado de la Licenciatura en Ciencia Política en la Universidad Católica de Córdoba. Interesado en comunicación política, federalismo y sistemas de representación.

 

2022 © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
X