• Registrarme
  • No hay productos en el carrito.

América Primero vs Ganar o Ganar

Desde la campaña presidencial de Donald Trump se ha puesto en boga el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), visto por el mandatario como el peor tratado comercial de la historia. México se volvió un blanco dentro del juego político de Trump al considerarlo como responsable, en parte, por algunos de los problemas en la economía estadounidense. El TLC tuvo su eficacia como impulsor del desarrollo económico, la actividad comercial y las mejoras en la competitividad entre sus miembros pero también provocó fuertes vínculos que hoy en día son difíciles de disolver por los lazos de dependencia en las relaciones comerciales. Actualmente se iniciaron las renegociaciones, no sin antes amenazas sobre la continuidad de Estados Unidos en el tratado, controversias con México y declaraciones partidarias de Canadá. ¿Será posible una renovación del TLCAN o este llegará a su fin?

Tratado de Libre Comercio de América del Norte

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte consiste en un acuerdo firmado en 1992 por Canadá, Estados Unidos y México que entró en vigor en 1994. El mismo conforma el área de libre comercio más grande del planeta y en él se fijan las reglas para la circulación de productos y mercancías entre los 3 países. El propósito de esta forma de bloque regional es eliminar las restricciones al comercio entre sus miembros, por razones políticas, tratando de alcanzar ventajas económicas ligadas al hecho de disponer de un mercado propio o interno mayor.

En las áreas de libre comercio, los países miembros, acuerdan la eliminación de todas las tarifas, cuotas y otras barreras comerciales entre sus naciones y a su vez cada país es libre de establecer los aranceles que quiera frente al resto del mundo siempre respetando las determinadas regulaciones de cada tratado. Las principales medidas que se llevaron a cabo en el TLCAN fueron el acceso al mercado de bienes, la eliminación y reducción de aranceles, la protección a la inversión extranjera y a la propiedad industrial, la facilitación al acceso de información, la mayor accesibilidad para los visitantes del negocio, y reglas de origen necesarias para detectar la procedencia nacional del producto.

Entre el muro y la pared

Donald Trump específico en su campaña presidencial que el TLC era uno de los peores acuerdos para su país y que no dudaría en sacar a Estados Unidos del mismo si no conseguía ciertos beneficios en la renegociación, a lo que México respondió de igual manera, preparándose económicamente para la salida de Estados Unidos del mismo, ya que no aceptarían condiciones menores a las que ya obtuvieron. Sin embargo lejos quedamos de estas afirmaciones, pues en abril comenzaron las renegociaciones.

Economistas y expertos en la negociación del TLC afirman que la salida de cualquiera de los 3 países del tratado sería perjudicial para todos debido a la fuerte y estrecha dependencia económica que se generó en las dos décadas anteriores gracias al bloque regional. Canadá se ha mantenido en una postura un poco más neutra, a pesar de esto afirmó que aunque tenga buenas relaciones con sus amigos mexicanos sus intereses nacionales están primero, por lo que se dispuso a negociar acuerdos bilaterales con Estados Unidos si fuese necesario.

Pero ¿Qué pasaría si alguno de los países saliera del tratado?

Para Estados Unidos su principal mercado de exportaciones es Canadá, y México en segundo lugar, gracias al NAFTA 7 millones de puestos de trabajo y el 16% del comercio exterior dependen de su relación con México. No obstante, Trump asegura que en los últimos 15 años 60 mil fábricas han cerrado perdiéndose casi 5 millones de empleos. Pero esto no es tan cierto, pues la actividad manufacturera que perdió Estados Unidos no está relacionada a las empresas que conforman el TLC sino más bien al deterioro de la región de Roosevelt, la cual el mandatario prometió reactivar. Además, Donald Trump también apuesta a incentivar el autoconsumo, aumentar la producción agrícola y fabril dentro del país y reducir las importaciones poniendo impuestos o aranceles a los productos extranjeros si es necesario.

En México, el TLC, generó 30 millones de empleos en materia de comercio exterior y las exportaciones con Estados Unidos son del 80% del total, dependiendo el 64% del comercio nacional de sus relaciones. Es decir, el principal motor de la economía mexicana es la exportación manufacturera dentro del área en cuestión. Aquí el problema ante las medidas proteccionistas que busca implementar Trump.

Fuente: Nación321

¿Todos para uno… y uno para mí?

Como ya vimos no todo es color rosa en el TLC. Sin duda, México es el más perjudicado ante las negociaciones. El pueblo mexicano afirma que a pesar que el TLC atrajo inversiones haciendo crecer su mercado externo e incrementando los puestos de trabajo, gracias a los bajos costos de su mano de obra, no hubo un crecimiento en el mercado interno del país. La mayor parte del dinero sólo ha beneficiado a empresas multinacionales las cuales han empobrecido a México, lo han malgastado y divido aparte de crear gran dependencia con sus socios del norte.

En los últimos meses, el presidente estadounidense hizo jugadas y maniobras comprometedoras y desfavorables para las empresas (especialmente las dedicadas a la industria automovilística) que anunciaban inversiones en México como parte de su juego político. Tal es el caso de Wal-Mart, Ford, Toyota y General Motors, a las cuales les anunció medidas excesivas como el cobro de impuestos y amenazas. Incluso hay algunos conflictos en lo que refiere a su relación con Canadá, en la negociaciones bilaterales ya aplicó por ejemplo aranceles a la exportación de maderas.

México ahora se encuentra en una encrucijada que puede dejarlo muy mal parado, su perspectiva de cambio es buscar nuevos socios comerciales abriéndose a la globalización y haciendo provecho de sus extensas costas mientras trata de renegociar el TLC. Su mirada está en Asia y América Latina, y ya ha recibido ofertas para comercializar con Japón que, muy pronto se espera, concrete.

Igualmente Canadá es una fuente de productos agropecuarios muy grande para México, por lo que también juega un papel destacado dentro de las renegociaciones. La misma aspira a negociaciones trilaterales, considerando que tener acuerdos bilaterales entre cada uno puede no ser la forma más beneficiosa.

Bibliografía

  • MOCHON, Francisco; BEKER, Víctor Alberto. Economía: Elementos de la micro y macroeconomía. Tercera Edición; Ed. Mc Graw Hill
  • “México: creación de una marca con alcance mundial” por Díaz González Francisco http://www.intracen.org/noticias/Mexico-creacion-de-una-marca-con-alcance-mundial /
  • “El gobierno de Estados Unidos inicia el proceso de renegociación del TLCAN” por Julie Hirschfeld Davis https://www.nytimes.com/es/2017/05/18/renegociacion-tlcan-carta-inicio/?rref=collecti on%2Fsectioncollection%2Findex
  • “Dos versiones sobre el TLCAN: para Trump una victoria, para los mexicanos una gran decepción” por Azam Ahmed y Elisabeth Malkin https://www.nytimes.com/es/2017/01/06/dos-versiones-sobre-el-tlcan-para-trump-es- una-victoria-para-mexico-para-los-mexicanos-una-gran-decepcion/?rref=collection% 2Fsectioncollection%2Findex
  • “ EEUU, México y Canadá reimpulsan su alianza comercial” por Agencia AP http://www.lavoz.com.ar/mundo/eeuu-mexico-y-canada-reimpulsan-su-alianza-comer cial

Autora

Valentina Vidal: es estudiante de Relaciones Internacionales – Universidad Empresarial Siglo 21 (UES 21). Miembro de FASTA- Ruca Champaqui.

1 respuestas en "América Primero vs Ganar o Ganar"

  1. Todo muy bien redactado e interesante saludos desde Chile

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2022 © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
X