• Registrarme
  • No hay productos en el carrito.

Córdoba y el despliegue rápido en el cono sur

¡Atención helicópteros!: “El helicóptero, como parte natural de las unidades aeromóviles, permite adquirir la capacidad de tomar la iniciativa en operaciones ofensivas” (Grandinetti, E: 1992).

Montgomery y Patton ¿paracaidismo o blindados?

La capacidad de movilizar contingentes de tropas por vía aérea no es novedad. Mucho antes de la Segunda Guerra Mundial, la aviación soviética efectuó lanzamientos de personal militar en las áreas fronterizas con Persia, allá por la década de los ‘30s. También los italianos efectuaron asaltos aéreos en el norte de África durante el año 1929. Los paracaidistas alemanes de la Luftwaffe alemana neutralizaron el fuerte de Eben Emael en Bélgica durante el año 1940 para abrir el paso al contingente motorizado que irrumpiría en Francia, y en el año 1941 saltarían sobre los aeródromos de Malema e Iraklion, en el marco de Operación Mercurio, Creta. Los japoneses lo hicieron también en Java durante 1942. Los “Diablos Rojos” británicos en Normandía y sobre Holanda en Junio y Septiembre de 1944 respectivamente, y las famosas 82° y 101° Aerotransportadas norteamericanas en Sicilia, Salerno, Saint Mere Eglise y Carentan.

Con el advenimiento del paracaidismo militar, desplazar contingentes ligeros de tropas en la retaguardia del enemigo para conquistar y controlar objetivos de importancia para el posterior desarrollo de las operaciones, pasó a formar parte de la dinámica de la guerra. La disputa entre el Mariscal Montgomery y el General Patton en torno a la utilidad o futilidad de las operaciones aerotransportadas con respecto a las motorizadas clásicas fue un importante punto de fricción y discusión en el corazón del mando aliado.

¿La guerra de penetración blindada o la guerra aerotransportada?

El resultado trágico de Operación Market Garden y el fracaso de los paracaidistas británicos en Arnhem parecieron torcer esta discusión a favor de Patton, quien demoró su asalto al Sarre para auxiliar a los norteamericanos rodeados en Bastogne. Sin embargo, la cuestión de si las operaciones aerotransportadas debían o no ser consideradas estaba lejos de terminar.

Más que una superación de Patton sobre Montgomery, la discusión parece haberse fusionado históricamente nutriéndose de ambos estrategas. La disyuntiva Patton-Montgomery daría la síntesis que, con posterioridad en el tiempo, permitiría plantear temas innovadores a la hora de efectuar el combate, en lo que respecta a cubrir la totalidad del teatro de operaciones, transportar tropas, tener velocidad en la respuesta, e incluso golpear en profundidad como si de romper un frente se tratase.

La Caballería Aérea: el valle de Drang

El Coronel Hal Moore del 7° Regimiento de Caballería (el histórico de la batalla de Little-Bighorn) tuvo bajo su responsabilidad el bautismo de la fusión Montgomery-Patton, durante el combate del valle de Drang, Vietnam, 1965. Luego de décadas en que las formas clásicas de combate se pusieron en cuestión debido al cambio en la naturaleza de los conflictos, el histórico regimiento de caballería estadounidense marcó un giro.

El 7° Regimiento de Caballería fusionó el transporte aéreo con la guerra clásica. La “Caballería Aérea” nació como realidad a partir de los helicópteros UH-1D, que cumplieron roles de transporte de contingentes ligeros y se artillaron para efectuar ataques. Desde las operaciones helitransportadas se hace posible el despliegue de personal militar en áreas de difícil acceso en cualquier punto del mapa y también se pueden efectuar ataques destinados a perforar un frente. El helicóptero como transporte y el helicóptero como arma de ataque se coronaban como piezas fundamentales en el campo de batalla.

Un proceso de evolución: desde Corea a Irak

Corea, Argelia, Indochina y la guerra del Sinaí de 1956 fueron experiencias que pulieron el uso del transporte aéreo para efectuar operaciones en una gran diversidad de teatros; tanto en el marco de la guerra de insurgencia (Argelia, Indochina) o la clásica (Sinaí) donde paracaidistas israelíes efectuaron saltos de perfecta comparación a los realizados en Normandía. Sin embargo, el concepto de “ruptura”, “penetración” o “perforación” aún no habían quedado caducos. La guerra clásica de un Estado contra otro aún es una realidad y cuestiones relativas a las operaciones motorizadas destinadas a perforar un frente para luego efectuar flanqueos siguen vigentes, aunque con menor intensidad. La Guerra de los Seis Días en 1967 y Tormenta del Desierto en 1990-1991 lo demostraron, y el actual re-motorizamiento de las maniobras militares de OTAN en la frontera rusa muestra que en pleno siglo XXI los conceptos clásicos viven.

Hoy en día la Alianza Atlántica enfrenta el desafío opuesto al que se planteó con los atentados del 11-S: por aquel entonces, la organización se adaptó hacia la guerra contra el terrorismo y su naturaleza no convencional, teniendo como eje la Iniciativa de Cooperación de Estambul del año 2004. Con la Cumbre de Varsovia del año 2016 se recuperaron conceptos sobre seguridad que resucitaron lo clásico en el campo de batalla, frente a las nuevas relaciones entre occidente y Rusia.

Sánchez Herráez del Instituto Español de Estudios Estratégicos diría:

La fuerza militar constituye una herramienta más en manos de los decisores de más alto nivel, herramienta que si se emplea de manera adecuada –según el paradigma “clásico”- sigue teniendo una plena utilidad” (Sánchez Herráez, 2016).

Hoy en las fronteras orientales de Europa hay divisiones blindadas de tanques entrenandose para perforar, penetrar y flanquear. El paradigma clásico no ha muerto en absoluto.

La Guerra del Golfo y otros escenarios

Los célebres helicópteros AH-64 Apache y AH-1 Cobra del arsenal norteamericano neutralizaron, vía impacto de misiles Hellfire, parte del sistema de defensa y comunicaciones de Saddam Hussein para abrir paso al contingente de operaciones. La “caballería aérea” cumplió un rol fundamental en la perforación del frente, dándole al poder helitransportado las cualidades que en cualquier guerra clásica se le atribuye a una columna de blindados.

Ya reemplazados los UH-1D por los Sikorsky Black Hawk durante el recambio de equipamiento efectuado en las Fuerzas Armadas estadounidenses durante las gestiones Reagan-Bush, conceptos como el de “Asalto Aéreo” comenzaron a ganar solidez, abriéndose cada vez más paso a las operaciones helitransportadas de tropas por encima del paracaidismo militar clásico (el reemplazo no es total, los despliegues aerotransportados vía paracaidismo son una realidad hasta el día de la fecha).

El golpe de mano efectuado en cualquier sitio del teatro de operaciones y la velocidad en el despliegue como regla se fortalecieron, dándole mayor riqueza al asalto en las concepciones del combate moderno. El Regimiento 75° de Rangers del Ejército Estadounidense y el 7° Regimiento de Caballería Aérea marcarían el futuro y la fusión entre el aerotransporte defendido por Montgomery y la guerra de perforación defendida por Patton. Citando la brillante obra ¡Atención helicópteros!:

“El helicóptero, como parte natural de las unidades aeromóviles, permite adquirir la capacidad de tomar la iniciativa en operaciones ofensivas” (Grandinetti, E: 1992).

También en Rusia

Escenarios similares se vieron en las incursiones realizadas por los MI-24 soviéticos en Afganistán, aunque en un marco de guerra de contrainsurgencia, no del tipo clásico como la experimentada en el Golfo. Hoy en día, el gigante eslavo cuenta con la Brigada VDV de las Fuerzas Aerotransportadas de la Federación Rusa. Cuenta en la actualidad con equipamiento ligero en vehículos que le permite desplegarse rápidamente en cualquier escenario. Como puede apreciarse, el concepto de despliegue rápido no es patrimonio exclusivo de los ejércitos occidentales.

En nuestra Córdoba

Nuestra provincia posee una ubicación geográfica ideal para el fortalecimiento de la estructura helitransportada y aerotransportada del país. De hecho, su centralidad en el corazón del territorio permite un despliegue rápido de tropas ligeras en cualquier dirección en que la necesidad de respuesta urgente lo requiera.

Justamente, aquí es donde está localizada la IV Brigada de Paracaidistas del Ejército Argentino y la estructura  destinada al entrenamiento y capacitación del personal militar de las Fuerzas de Despliegue Rápido. Ahondar en el fortalecimiento de este entramado institucional militar que gira en torno a las operaciones aerotransportadas en todas sus formas es lo que permitirá consolidar la importancia de Córdoba como parte fundamental en la matriz de Defensa Nacional.

Las discusiones en torno a la importancia del asalto aéreo se han ido puliendo con el transcurso de la historia y las lecciones que dieron los combates acaecidos principalmente desde finales de los ‘80s, es decir, Granada, Panamá y con posterioridad, Somalia en 1993, ayudaron a consolidar nuevos conceptos para el combate moderno.

La provincia de Córdoba tiene el potencial para ser el centro neurálgico de las operaciones aerotransportadas. La brillante lectura histórica y geográfica realizada por los responsables del sector para fortalecer el aparato helitransportado y aerotransportado dan muestra del trasfondo estratégico sobre el que se basa la defensa nacional en Córdoba, provincia que debe seguir por el camino a transformarse en la fortaleza del despliegue aéreo.

Bibliografía:

  • Cnel. Arturo E. Grandinetti: “¡Atención helicópteros! Texto de apoyo a la auto preparación”. Comando de Aviación de Ejercito. Escuela de Aviación del Ejército. Buenos Aires, 1992.
  • M. Bartolomé; J. Castro; C. Cengarle; J. Lucero; J. Ortiz; M. Politi; A. Prieto; E. Saavedra: “Seguridad y Defensa en la Posguerra Fría”. Círculo Militar. Buenos Aires, 1994.
  • My. García Verdous, Agustín Patricio: “Evolución de la capacidad operacional de una GUC Aerotransportada para operar como Asalto Aéreo y su empleo en los diferentes niveles de la conducción”.  Escuela Superior de Guerra “Tte. Gral. Luis María Campos”.  Buenos Aires, 2013.
  • Sánchez Herráez, Pedro: “Rusia: ¿el retorno al paradigma del empleo de la fuerza militar?”. Instituto Español de Estudios Estratégicos, 2016.
  • NATO Oficial website: www.nato.int

0 respuestas en "Córdoba y el despliegue rápido en el cono sur"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2022 © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
X