• Registrarme
  • No hay productos en el carrito.

Mujeres en Medio Oriente: Causas comunes sin lugar para la otredad.

«El suelo es fértil» es una las expresiones usadas por la embajadora de Naciones Unidas Mujeres Emma Watson para referirse a la lucha por la igualdad de género en el mundo. ¿Qué implica la fertilidad del suelo? ¿Un proceso acumulativo de luchas? ¿De derechos conquistados? ¿Quién selecciona esas luchas y quien nos dice cómo deben ser ganadas? Las mujeres en Medio Oriente desafían constantemente estas premisas y nos ofrecen otra forma de responder a estas preguntas.

Peligro de las causas comunes en los tiempos de hoy

El auge de los movimientos feministas en los últimos años puede encontrar su origen en diversos motivos, dentro de los cuales creo firmemente que el proceso de globalización, si bien no es un motivo en sí, es una herramienta que nos ha facilitado encontrar causas comunes a lo largo del mundo. La redes sociales, los hashtags identificatorios como #HeForShe o #NiUnaMenos, han cobrado relevancia internacional gracias al auge de las redes y las implicancias de la globalización. Pero este proceso lleva consigo a su vez una consecuencia mucho mayor, la hegemonización de la lucha por la igualdad de género, de lo que implica ser mujer y de la vida que deben llevar.

El feminismo como causa común entre hombres y mujeres alrededor del mundo conlleva un significado muy fuerte pero sobre todo una visión sobre una sociedad estrictamente occidental. Hay quienes afirman que la globalización se incorpora en nuestras sociedades de tal manera que lleva a la masificación de los gustos, la pérdida de la individualidad y que incluso borra valores y culturas que en un principio se encontraban fuertemente arraigadas. Ahora ¿qué sucede cuando sociedades resisten a esta visión unilateral que se les presenta casi como mandato social?

Históricamente las teorías feministas tienen su auge a la par de las teorías marxistas levantando una misma bandera como signo de lucha. Pero en la actualidad se evidencian algunos movimientos feministas más contemporáneos que buscando alejarse de esta izquierda con anhelos emancipadores, se ubican en una posición que pretende presentarse como libre de tintes políticos pero que reproduce valores que deben adoptarse como universales. Esta situación ha ido hegemonizando el concepto de igualdad de género como algo ligado estrictamente a la cultura y  a los valores occidentales.

De esta manera estamos incurriendo en una situación mucho más peligrosa que ni la lucha más noble nos puede exculpar. Estaremos incurriendo en un alto grado de etnocentrismo que llevaría indefectiblemente a ubicar a las mujeres como sujetos carentes de contexto y cultura, masificándolas hacia una misma dirección que se proclama como la correcta. Y la evidencia más notable se presenta cuando queremos aplicar este estereotipo a culturas completamente diferentes como sucede regularmente con la región de Medio Oriente

¿Víctimas? No sólo de los estereotipos

En los últimos años hemos caído en la estereotipación de la mujer de Medio Oriente, presentándolas como víctimas de la sociedad en la que viven. A su vez se las ha ubicado dentro de la categoría unificadora «Medio Oriente» como si esta fuera homogénea de por sí y no incluyera la diversidad de países, culturas y religiones que realmente contiene. Evocar la categoría «mujeres en Medio Oriente» es igual de erróneo que afirmar «mujeres en Latinoamérica», como si la situación de la mujer se repitiera como un patrón país a país. Entonces ¿Por qué identificamos a la mujer en Medio Oriente como un concepto unificador y generalizable?

Para dar respuesta a esta incógnita en primer lugar debemos preguntarnos si los movimientos feministas contemporáneos son realmente libres de tintes políticos, y si la respuesta es no, entonces podremos comprender que la categorización se presenta como una identidad común y homogénea que se contrapone directamente con la identidad occidental. Es por este motivo que al presentarse como dicotomía, cualquier análisis que parta de esta concepción va a ser completamente sesgado, incluso cuando se trate de la mujer.

La estricta división en los países occidentales del Estado con la religión, por ejemplo, es uno de los principales problemas al analizar a las mujeres en esta región donde esta división no se encuentra estrictamente definida, o al menos no en todos los países. Por este motivo existen estudios y análisis acerca de la mujer con un  gran sesgo occidental donde lo correcto se ubica en estudiar los casos separando estado/régimen de religión en una región donde no se puede entender la una sin la otra.  En otras palabras, es necesario una abstracción del propio contexto si realmente se quiere comprender la situación de la mujer en la región de Medio Oriente.

Por otra parte se incurre en una recurrente islamización del objeto de estudio, el cual nos lleva a identificar al Islam como el victimario de las mujeres. No obstante, esto no implica que haya que realizar estudios bajo la lógica occidentalista: Estado por un lado y religión por otro, sino que resultaría más apropiado comprender la relación Estado-Religión sin caer en conclusiones cuya única variable explicativa es la religión. Se trata de comprender cómo los diferentes regímenes en conjunción con las diversas religiones generan un resultado único que no puede generalizarse a la región. De no hacerlo caemos bajo esta identificación  en la cual se emiten juicios de valor como por ejemplo caracterizarlo de «irracional» e «incivilizado», categorías que creíamos superadas varios años atrás pero que hoy nos amenazan nuevamente.

Una causa, múltiples identidades

Lo cierto es que las mujeres en medio oriente presentan características heterogéneas dependiendo del país en el que se encuentren, eso se debe no sólo a la religión sino también al régimen del estado y la legislación vigente, la cual varía constantemente. A su vez, existen diferentes interpretaciones acerca del Islam que se han convertido en diversas corrientes, algunas más fundamentalistas y otras con un grado de interpretación mayor.

Por lo tanto entender la complejidad de la situación de la mujer en estos países requiere mayores esfuerzos por comprender, no sólo su contexto, sino su cultura, su forma de vida, sus decisiones y sus pensamientos. Ser mujer no es una categoría que pueda ser generalizable alrededor del mundo, no implica pensar lo mismo, hacer lo mismo o elegir lo mismo.

Ser mujer en el mundo no debería ser cambiar una forma de pensar por otra bajo la justificación de la opresión, debería ser la lucha de cada una con sus valores, principios y creencias. Por lo tanto debemos preguntarnos ¿ser mujer es una categoría más a generalizar? ¿una lucha que para todas implica lo mismo? Si así lo creemos entonces seguiremos calificando de víctimas a las mujeres de Medio Oriente, quienes en mi opinión son las más admirables al permanecer estoicas en sus principios y creencias comprendiendo que las mismas no son irreconciliables con su condición de mujer.

Bibliografía

  • Belén Zurbano Berenguer, «Mujeres de Oriente Medio: Agentes de desarrollo en un contexto de conflicto» Colección Ámbitos para la Comunicación. Serie Digital Núm. 3. 2012
  • Mieke Ceulemans, Guido Fauconnier «Imagen, papel y condición de la mujer en los medios de comunicación social compilación y análisis de los documentos de investigación»  Departamento de Ciencia de la Comunicación Universidad Católica de Lovaina
  • Andrea D’atri, Feminismo y Marxismo: Mas de 30 años de controversias.  2004
  • Mabel Inés Falcón, «Anotaciones sobre identidad y «otredad»
  • Ezequiel Ander Egg, «El proceso de globalización en la cultura»
  • Walter Federico Gadea «“CIUDADANÍA, IDENTIDAD Y HEGEMONÍA POLÍTICA EN EL CONTEXTO DE LA DEMOCRACIA RADICAL”. UN ESTUDIO SINTÉTICO DEL PENSAMIENTO DE ERNESTO LACLAU»

Autora: 

Florencia Harmitton, Estudiante de la Lic. en Relaciones Internacionales, Universidad Siglo 21.

0 respuestas en "Mujeres en Medio Oriente: Causas comunes sin lugar para la otredad."

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2022 © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
X