• Registrarme
  • No hay productos en el carrito.

El Presidente más joven ante el reto más grande

Emmanuel Macron (En Marche! ) se convirtió este domingo en el presidente electo más joven de la historia de Francia. Con tan solo 39 años, venció en la segunda vuelta a su contrincante del Frente Nacional, Marine Le Pen, que llegó a esta instancia con un programa antieuropeista y de cierre de las fronteras estatales.

Una victoria esperable… y esperada

Criticado por ciertos sectores por desconocer cómo va a llevar a cabo algunas de sus propuestas de campaña, Macron se vio favorecido por su discurso conciliador y por el desprestigio de los partidos tradicionales. Es que por primera vez en la historia de la 5ta República, ni el Partido Socialista ni los Republicanos estuvieron presentes en el ballotage.

Le Pen, por otra parte, llegaba envalentonada por el triunfo del Si al Brexit el año pasado y el avance de los movimientos anti inmigratorios. Esto, sumado a la delicada situación social frente a la que se encuentra el país galo, le dieron esperanzas de convertirse en la primera presidente mujer francesa. Sin embargo, su perfil radicalizado generó un rechazo por parte de todo el abanico político y comunicacional, que Macron supo aprovechar para acceder al Palais de l’Elysée.

Así, un triunfo de quien fuera Ministro de Economía en el actual gobierno, era previsible al menos desde la lógica política. Sin embargo, no será una presidencia fácil para Macron, ni mucho menos una más en la historia francesa. Se deberá enfrentar con una serie de desafíos económicos, políticos y sociales, teniendo en cuenta que ante cualquier error, la figura de Le Pen se hará presente. Deberá reforzar además su legitimidad de ejercicio, dado que con un histórico porcentaje de abstencionismo para una 2da vuelta (26%), partirá con una legitimidad de origen relativamente débil.

Crisis social y alianzas políticas

En primer lugar, desde el día de mañana deberá comenzar a vislumbrar cómo afrontará las elecciones parlamentarias que tendrán lugar los próximos 11 y 18 de junio. El Partido con el que ganó Macron, posee tan solo 1 año de vida por lo tanto no cuenta con representantes en la Asamblea Nacional. Por ello, deberá aspirar a excelentes resultados en los siguientes comicios si quiere conformar gobierno con un primer ministro que siga sus lineamientos políticos. Algo que en una Francia que tuvo 4 candidatos presidenciales con una diferencia entre ellos del 5% parece sumamente complicado. Otra posibilidad, creo yo la más posible, es la alianza con sectores del socialismo que incluso previo a la primera vuelta habían manifestado su apoyo a este candidato.

Por otra parte, deberá afrontar una crisis social sin precedentes en aquel Estado, con un desempleo del 10%. Sus propuestas de flexibilización del mercado laboral hacen presagiar una relación conflictiva con los principales sindicatos, y enfrentado a la izquierda y a otra ala del Partido Socialista. La cuestión inmigratoria y los atentados perpetrados por ISIS condicionarán fuertemente las medidas que pueda y decida aplicar el gobierno de Macron.

Unión Europea (UE) para (un) rato

A nivel internacional, los franceses demostraron que la aspiración de Jean Monnet de la existencia de una Europa unificada aún sigue viva en el corazón y el sentimiento de un gran sector de la población. A la espera de los resultados de las elecciones del presente año en Alemania, y con un Reino Unido en proceso de salida, el papel de Francia dentro de Europa cobra un rol preponderante. Sin dudas los franceses buscarán reimponer al francés, como idioma principal de la UE, y a París, como nuevo centro financiero y corazón europeo. El desafío será reforzar esa unidad y resolver los conflictos al interior de los miembros.  Quedará observar cual será, con todas estas problemáticas, el rol de Francia como miembro de la OTAN, y cuánto apoyo militar brindará, teniendo en cuenta que se trata de uno de los Estados con un grado de intervencionismo más alto.

Finalmente, tanto como Estado Nacional, como a nivel de representante de la Unión Europea, Macron se encuentra ante la oportunidad histórica de recuperar el lugar preponderante de su Estado en las relaciones con los Estados latinoamericanos. El triunfo de Donald Trump y sus políticas orientadas hacia un mayor proteccionismo y el comercio totalmente deficitario con China, generan que América Latina vuelva a mirar hacia Europa. Hace un tiempo ya se viene hablando de un posible acuerdo de libre comercio UE- Mercosur. Sin embargo, las condiciones impuestas por el bloque europeo hacen que hasta el momento esta idea sea inconveniente para la organización sudamericana. En este contexto, Macron puede continuar el acercamiento iniciado con la gestión de Hollande, y flexibilizar las cláusulas del posible tratado, o bien al menos incrementar los lazos estatales.

Macron: La amenaza de una gestión impredecible

La victoria de Macron supone por un lado una gran esperanza, como se puede ver en los festejos en las calles parisinas, aunque genera a su vez un enorme temor. Por una parte, el miedo al personalismo, personificado en ambos candidatos partícipes de la segunda vuelta. Por otra, la llegada al gobierno de un muchacho joven, sin experiencia en cargos electivos, y como exponente de un partido nuevo. Un errático gobierno de Macron, en un contexto complicado, tanto interna como externamente, enaltecería a Marine Le Pen y sus ideas, así como a quienes las representan en el resto del continente y del mundo. Esto les daría la posibilidad de que lo que este domingo los electores franceses pudieron evitar, se convierta finalmente en realidad.

0 respuestas en "El Presidente más joven ante el reto más grande"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2022 © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
X