fbpx
  • Registrarme
  • No hay productos en el carrito.

Qatar, el nuevo “Estado canalla”

El concepto de “Estado canalla” o “rogue state” es relativamente novedoso y comienza a usarse en la jerga de las relaciones internacionales principalmente tras el colapso de la Unión Soviética. Hace alusión a aquellos Estados autocráticos hostiles a Estados Unidos y sus aliados que propagan el terrorismo o buscan adquirir y desarrollar armas de destrucción masiva. Así, Estados como Irak, Libia y Cuba fueron considerados en su momento en esta categoría mientras que en la actualidad Siria, Corea del Norte e Irán forman parte de esta clasificación. Por eso no deja de llamar la atención que a este club se haya sumado recientemente un socio inesperado: el emirato de Qatar.

Una posición privilegiada

El pequeño Emirato de Qatar, gobernado desde el siglo XIX por la dinastía Al Thani, está ubicado en una posición geoestratégica privilegiada a la entrada del golfo Pérsico y es el mayor exportador de gas natural del mundo. Cabe destacar que es el país más rico del mundo en términos de ingreso per cápita con 74.667 dólares al año. Asimismo, en su territorio se encuentra la base de Al Udeid, la mayor instalación militar de Estados Unidos en Medio Oriente desde la que salen muchas operaciones aéreas contra el Daesh. Resulta difícil entender la crisis que atraviesa el emirato si no se tiene en cuenta el contexto regional.

La tensión regional

Arabia Saudita e Irán se disputan el tablero regional de Medio Oriente buscando consolidarse como potencias en la región. Las diferencias tiene que ver con términos religiosos (Arabia Saudita es sunnita e Irán, shiíta), étnicos (los saudíes son árabes y los iraníes, indoarios) y de alianzas internacionales (los saudíes históricamente aliados de los Estados Unidos e Irán considerado un Estado canalla desde la Revolución Islámica según la visión estadounidense).

Qatar, al formar parte del Consejo de Cooperación del Golfo que domina Arabia Saudita, ha estado siempre bajo el paraguas de esta última.  Ahora bien, Qatar a pesar de ser sunnita se ha caracterizado por su visión particular del Islam mucho más flexible principalmente porque de sus casi 3 millones de habitantes, sólo 300 mil son ciudadanos qataríes (el resto son en su mayoría expatriados de diferentes nacionalidades).

La otra gran diferencia con las “petromonarquías” del Golfo es que no forma parte de la OPEP y se debe a que su principal producto de exportación es el gas natural licuado lo que le ha permitido desde 1995 gozar de una mayor autonomía económica respecto a los saudíes. Esto se tradujo en la formación de vínculos propios con Estados Unidos, Irán, Rusia e India.

Movimientos geopóliticos

El principal recelo de Arabia Saudita proviene de la cooperación estrecha con Irán al ser éste el proveedor de petróleo del emirato y el socio en la explotación marítima de South Pars/North Dome, el mayor yacimiento de gas natural del mundo. Además, Riad acusa a Qatar de haber patrocinado y apoyado a Hamas y a los Hermanos Musulmanes. En 2014 las tensiones aumentaron hasta el punto de que Arabia Saudita retiró a sus embajadores de Qatar y rompió relaciones diplomáticas lo que le valió fuertes críticas de Al Jazeera, la agencia estatal de noticias qatarí.

Estudios Al Jazeera. EPA

Robert Kennedy Jr. en una nota publicada el año pasado en el semanario “Político” atribuía como motivo de la crisis siria al rechazo por parte de Bashar al Assad a la construcción de un gasoducto que desde Qatar pasaría por Siria y Turquía para finalmente llegar a Europa, en detrimento de la propuesta iraní que en aquel entonces estaba afectado por un embargo internacional. Pero en 2016 a Irán le levantaron las sanciones tras cumplir el acuerdo nuclear. Por eso el acercamiento de Qatar a Irán pone nerviosos a Arabia Saudita y sus aliados que no ven con buenos ojos los intereses económicos que tienen en común.

Posible recorrido del gasoducto a Europa

Ruptura y bloqueo

La reciente visita del presidente norteamericano Donald Trump a Arabia Saudita el pasado 20 y 21 de mayo y su errático discurso poniendo a Irán como la fuente de inestabilidad en la región, envió un gesto al reino saudí de que cuenta con el respaldo norteamericano en la disputa geopolítica. Además, Trump criticó el acuerdo nuclear con Irán que había suscripto su predecesor, Barack Obama.

A raíz de esto, se produjo un supuesto hacking en Al Jazeera en donde se emitieron comentarios de apoyo a Irán de parte del emir de Qatar, el jeque Tamim ben Hamad Al Thani, criticando la oposición de los vecinos del Golfo al país shiíta. Este hecho desencadenó que tanto Arabia Saudita como Emiratos Árabes Unidos, Báhrein y Egipto (a los que se sumaron posteriormente Yemen, Libia, Maldivas, Jordania y Mauritania) rompieran relaciones diplomáticas con Qatar y anunciaran la suspensión de las comunicaciones terrestres, marítimas y aéreas con el emirato acusándolo de apoyar al terrorismo. Desde el  5 de junio,  los ciudadanos qataríes tenían un plazo de 14 días para abandonar Arabia Saudita. Al día siguiente, Donald Trump celebró la medida acusando a Qatar de haber sido “históricamente un financiador del terrorismo”.

Del otro lado, Qatar cuenta con aliados en esta disputa. Irán comenzó los envíos de alimentos y agua al pequeño emirato que depende exclusivamente de las importaciones  para garantizar su suministro de alimentos.  Por su parte Turquía reforzó su presencia militar en Qatar con el envío de 5 mil soldados y maniobras militares conjuntas. Ambos países comparten la misma agenda en el apoyo del islam político o democratizador surgido a raíz de las protestas de la Primavera Árabe.

Final abierto

A la fecha de redacción aún no se vislumbra una salida de esta crisis que tendrá consecuencias globales al ser Qatar el décimo mayor fondo soberano del mundo y contar con participaciones importantes en compañías occidentales. Mientras, en la Argentina se abre el interrogante sobre los futuros envíos de gas natural licuado qatarí al puerto de Bahía Blanca.

 

Bibliografía:

Autor:

Marcelo Rodríguez. Abogado egresado de la Universidad Nacional de Córdoba. Especialista en Derecho Internacional Público y Geopolítica.

0 respuestas en "Qatar, el nuevo “Estado canalla”"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2021 © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
X